Mexico calibra en las urnas el peso del PRI

  Actualidad

Mexico calibra en las urnas el peso del PRI

El partido se jugaba su futuro en las claves elecciones estatales. Llegó lastrado por Peña Nieto, ante una izquierda que avanza.

Izquierda. Gómez, de Morena, es una profesora de origen humilde.

El partido gobernante de México se jugaba ayer su hegemonía política en el estado más poblado del país, donde debía elegirse un nuevo gobernador, frente a una izquierda que avanza liderada por el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien mira hacia las presidenciales del 2018.

Desde las 08:00 comenzaron a abrir las 18.605 casillas de votación en el estado de México, que con sus 11,3 millones de habilitados para votar es el de mayor peso en el padrón electoral del país, y el de mayor aporte a la economía tras la capital.

La jornada comenzó enrarecida por actos de intimidación como cabezas de cerdo que fueron colocadas el sábado afuera de centros de votación y de sedes del opositor Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de López Obrador. El voto no es obligatorio en México y una votación baja beneficiaría al PRI, según analistas.

En momentos en que la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto está en su mínimo histórico, es la primera vez que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) corría el riesgo de perder un estado que ha controlado por casi 90 años y que fue gobernado entre 2005 y 2011 por el mandatario.

Cansados de la inseguridad, la pobreza y los casos de corrupción, muchos apuestan a la candidata izquierdista Delfina Gómez, una maestra de escuela de origen humilde.

En algunas encuestas previas a la elección, llegaba a los comicios cabeza a cabeza con el candidato priista Alfredo Del Mazo, pariente de Peña Nieto y heredero de una dinastía política de la región. Su padre y su abuelo fueron gobernadores.

Otros sondeos le daban una leve ventaja a Del Mazo sobre Gómez, postulada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), un partido fundado hace tres años por López Obrador después de que rompiera con el también izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD). El candidato de este partido, Juan Zepeda, iba tercero en los sondeos, seguido de la aspirante del PAN, Josefina Vázquez Mota.

Luego de sufragar, Del Mazo llamó a que se respeten los resultados después de que en días previos candidatos opositores amenazaran con impugnar la elección porque señalan que el PRI recurrió a prácticas ilegales como presionar a los votantes o pagar por votos.

Un triunfo en el estado de México sería una catapulta para López Obrador, quien en 2006 perdió las elecciones por estrecho margen frente a Felipe Calderón y denunció fraude.

Pero muchos votantes, sobre todo los fieles al PRI, ven en López Obrador a un populista que puede echar abajo la estabilidad del país. El oficialismo intenta vincularlo con Venezuela, que atraviesa una aguda crisis política y económica.

“Simplemente mira el gobierno de Maduro. Andrés Manuel tiene toda la ideología política de él y ve cómo está la situación en Venezuela”, dijo Brenda Hernández, profesora de 32 años en Ecatepec.

Un resultado muy cerrado a favor del oficialismo podría dar lugar a impugnaciones. El ente electoral del estado de México ofreció los primeros datos del conteo a partir de las 21:00, tras el cierre de esta edición.

Ayer también se realizaron elecciones para gobernador en los norteños estados de Nayarit y Coahuila, gobernados por el PRI, y en Veracruz, que esta vez elige nuevas autoridades para 212 municipios.

Narco

Repunte de la violencia

El recrudecimiento de la violencia ligada a grupos criminales del narcotráfico dejó más de 20 personas asesinadas entre el viernes y el sábado en cinco estados de México, informaron autoridades.

En el estado de Veracruz, donde ayer hubo elecciones, fueron hallados los cuerpos descuartizados de seis personas, cinco hombres y una mujer, en bolsas plásticas, tirados en un camino del municipio de Omealca, en el centro del estado.