La mente detras de los maestros pintores

  Actualidad

La mente detras de los maestros pintores

En un desértico segundo piso del Mercado Artesanal Guayaquil, el silencio, como cómplice, es eventualmente interrumpido por los pitos de los carros que circulan alrededor del céntrico edificio.

Equipo. Martha Montoya explica los detalles finales, solicitados por el cliente, al maestro pintor David Miranda.

En un desértico segundo piso del Mercado Artesanal Guayaquil, el silencio, como cómplice, es eventualmente interrumpido por los pitos de los carros que circulan alrededor del céntrico edificio. Es en esta cápsula, alejada de la gente, pero cercana al corazón de la ciudad, que toman forma los cuadros de la popular galería Génesis, punto de parada de varios artistas nacionales.

Sin abandonar su postura crítica y con la mirada fija en la obra que en ese momento tomaba forma, Montoya confiesa que lo suyo nunca fue la pintura, sin embargo, su alma siempre quiso estar vinculada a este arte, por lo que decidió dedicar su vida a elaborar los cuadros para las obras.

Años de meticulosa observación, moldearon en su cabeza una destreza que trasciende los dogmas aprendidos en escuelas de arte.

Es así como Montoya empieza a trabajar con pintores, sirviendo de una especie de intérprete entre la clientela y los artistas.

Proveniente de Vinces, se casó en Guayaquil con Guillermo Rodríguez, con quien tiene tres hijos.

“A lo largo de mi vida he tenido la suerte de trabajar con grandes personalidades como; Félix Aráuz, Manuel Jara, Gabriel Guamán, Fabián Mejía Brito, Víctor Hugo Mejía, Vicente Donoso y Federico Gonzenbach”, recordó.

El maestro guayaquileño, David Miranda, es desde hace 15 años uno de los colaboradores de Montoya.

Él explica que aunque es un entusiasta de la escuela del impresionismo, su fuerte siempre ha sido el surrealismo, mismo que ha tenido la oportunidad de plasmar en muchos de sus trabajos a lo largo de los últimos años.

El proceso de realización de cada cuadro puede tomar desde unas horas hasta varios días, señala Miranda.

Para Montoya, el arte es una forma de preservar la cotidianidad y exaltar lo ‘criollo’, sin caer en el cliché de pintar lo más vistoso. “Si está bien arreglada, una casa de caña es bien bonita: eso es lo que queremos resaltar en nuestras obras, que hay algo más allá de lo que nos atrevemos a mostrar”, señala.

Muchas de las pinturas en la galería Génesis son escenarios e inspiraciones de pueblos y ciudades de Ecuador. “Memorias de viajes realizados por mí, por los artistas y hasta por los clientes. Lo que queremos aquí es mostrar la belleza de nuestro país, desde lo simple”, concluyó Montoya. La galería abre a diario, de 09:00 a 18:00. (F)

Al rescate de la tradición

En junio del 2015, Martha Montoya fue electa presidenta del Mercado Artesanal Guayaquil (MAG). En este contexto, señala que uno de sus principales objetivos es consolidar la imagen del MAG en Internet y redes sociales, particularmente. Asimismo, planea continuar con la profesionalización de los guardias contratados y ejecutar programas para estimular la unidad entre los artesanos que laboran en el edificio.