Mejor en tierra de nadie

  Actualidad

Mejor en tierra de nadie

Una cuadra más allá de donde Bravo departía con unas vecinas estaba Pedro Vera. Sentado en el portal de su tienda de víveres comparte el sentir de su vecino.

Paraíso-la 14. El comercio mueve a este poblado de Manga del Cura.

HISTORIA

En 1928 el sacerdote Luis María Pinto lideró una misión que abrió un trocha (manga) desde Calceta, a punta de machete. Esto es lo que ahora se conoce como Manga del Cura.

Banderas descoloridas y deshilachadas. Paredes despintadas. Lo que era un vivo color rojo ahora es un pálido rosado, y el verde ya parece blanco. Hace un año, un 27 de septiembre, la vida de los habitantes de Manga del Cura cambió. Por primera vez en la historia del país, los habitantes de una zona en disputa territorial fueron convocados a las urnas para decidir su pertenencia territorial entre las provincias de Guayas y Manabí. Esta última ganó.

Un año después, EXPRESO regresa a este sector para recoger las voces de sus habitantes, quienes de entrada muestran un rostro desaliñado para luego describir una situación “peor que antes”. La siguiente pregunta es obvia: ¿por qué? Ángel Bravo, manabita de nacimiento y con 49 años viviendo en el sector Santa Teresa (uno de los tres más poblados junto a Santa María y Paraíso-La 14), es de los que consideran que mejor estaban en el limbo. “Antes uno iba a pedir (obras) a los municipios de El Empalme (Guayas) y El Carmen (Manabí) y le daban... Como ya ganó Manabí, dicen que eso todavía no está arreglado. Que todavía no se sabe. Que todavía no han pasado los papeles. Que la Asamblea no entrega los documentos”.

Lo que Bravo intenta explicar con sus palabras es que la Asamblea Nacional todavía no aprueba la ley que establezca definitivamente los linderos internos del país. Para ello, es necesario que todos los conflictos de límites estén sellados. Este Diario solicitó información actualizada al Comité Nacional de Límites Internos (Conali) sobre los tramos aún pendientes por resolver, pero hasta el cierre de esta edición no se recibió respuesta.

Una cuadra más allá de donde Bravo departía con unas vecinas estaba Pedro Vera. Sentado en el portal de su tienda de víveres comparte el sentir de su vecino. Con la proclamación de los resultados de la consulta terminó una etapa de bonanza para el sector. Ahora espera que alguna autoridad los vuelva a mirar con atención para, por ejemplo, mejorar los 7,9 kilómetros de vía lastrada que comunica a Santa Teresa con Puerto El Mono (donde acodera la gabarra que los transporta a El Empalme). “No ha cambiado nada. En la campaña hacían obras. Se acabó la campaña y se acabó todo... Porque aún no está definida la zona no se puede hacer un trámite en El Carmen”, reclama el habitante manabita de 53 años.

Los testimonios difieren de la voz oficial. Manga del Cura ahora tiene 70 kilómetros de vía asfaltada y espera la construcción de un tanque elevado de agua para el sector Paraíso-La 14 y un mercado de víveres, entre otras obras. Pero esa misma voz oficial también reconoce la necesidad de la aprobación de una ley para la asignación de un presupuesto fijo (ver entrevista adjunta con el prefecto Mariano Zambrano).

El Conali aspiraba a cerrar todos los límites internos en agosto de este año, tal como reconoció a EXPRESO el secretario técnico de la institución, Raúl Muñoz, según publicó este Diario en su edición del 3 de julio pasado. Hasta esa fecha, había 18 tramos pendientes que representan el 1,9 % de los 962 puntos indefinidos a nivel nacional. De esos, 11 eran interprovinciales, 4 intercantonales (todos en Guayas) y 3 interparroquiales. Uno todavía pendiente está en El Piedrero, entre las provincias de Guayas y Cañar.

Hasta que los impases territoriales terminen, Augusto Cedeño, habitante de Santa María, observa la calle de tierra frente a su casa. Un letrero en la esquina anuncia la colocación de una capa asfáltica que a simple vista aún no existe. “Para nosotros este año en lugar de ir para arriba se fue para abajo, por lo que quedó estancado lo que hubo. No hay obras. Esto quedó así (señalando la calle)”.

Unos kilómetros más adelante, en Paraíso-La 14, ese día estaban de fiesta. La Corporación Provincial sesionó en el primer Día de la Unidad Provincial, proclamado así cada 27 de septiembre por el cuerpo colegiado.

Henry Álava, representante del sector, es uno de los que destacan la labor de la Prefectura manabita en Manga del Cura, pero “falta mucho por hacer”, replica. Apela a la sangre manabita e insta a los habitantes a ser consecuentes con las autoridades. En otras palabras, ayudar y ser pacientes.

Pero Bravo cree que esto va más allá de la sangre. Es el reconocimiento a una zona por años olvidada. “Somos manabitas de sangre, pero al pertenecer a Manabí somos los últimos”.

Ahora es una zona electoral

El Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobó la creación de una zona electoral que lleva el nombre de Manga del Cura. Esto quiere decir que sus habitantes en las próximas elecciones presidenciales y legislativas votarán por asambleístas de la provincia de Manabí. “Esto es importante por los ciudadanos que no tenían una referencia de un recinto, de un domicilio electoral, que no ejercían con facilidad su derecho político. Hoy lo pueden hacer”, manifestó el presidente del CNE, Juan Pablo Pozo.

La consulta popular de hace más de un año permite al Consejo tener un registro electoral depurado de este sector. Pozo considera que es uno de los más depurados de todo el país, con un aproximado de 15 mil electores. Esto, puntualizó, permitirá tener claridad frente a los recintos electorales que serán instalados el día de las elecciones en sectores como La Palizada, Paraíso-La 14 y otros.

Mariano Zambrano, prefecto de Manabí

“Estamos y seguimos trabajando”

¿Qué ha cambiado en Manga del Cura en este primer año?

Ha cambiado la libertad que tenemos para trabajar, pero una vez que la ley esté promulgada asignaremos otro tipo de recursos, tanto el Gobierno nacional, el municipal y el provincial... El presidente ofreció mandarla (la ley) a la Asamblea. Es un paquete en un solo decreto. Antes de terminado el año ya estará la ley.

¿Qué hace falta en este sector?

El eje vial principal lo hemos hecho. Una parte está a doble riego asfáltico. Estamos y seguimos trabajando en todas las comunidades. Es necesaria esta definición para que por ejemplo el Cabildo actúe en sus competencias, como agua potable, y el Gobierno en las suyas.

Habitantes de Santa Teresa dicen que algunos de sus predios están registrados en El Empalme. ¿Cuál es la solución?

Nosotros tenemos abogados que hemos puesto para ayudarles. Sin embargo, no han dado todas las facilidades, pero eso es automático. Cuando la ley esté aprobada automáticamente tiene que pasar la información de El Empalme a El Carmen.