Primero Medardo, luego Glas

  Actualidad

Primero Medardo, luego Glas

El Pleno de la Asamblea continúa en el grado cero de la política. Mientras tanto, las iniciativas de fiscalización continúan postergándose o feneciendo.

La Navidad reemplaza a la política

Jorge Glas no será destituido por la Asamblea. María José Carrión, con absoluta indiferencia del calendario, anunció ayer, al finalizar la sesión plenaria, que la Comisión de Fiscalización que ella preside no se tomará menos de los 15 días que le otorga la ley para analizar las pruebas de cargo y de descargo en el juicio político contra el vicepresidente. Eso significa que el plazo se cumplirá, el próximo 2 de enero, sin que el proceso haya llegado al Pleno. Mientras tanto, el ambiente navideño desborda la sede legislativa y el presidente José Serrano continúa repartiendo medallas a diestra y siniestra. Esta vez el honor correspondió a la orquesta tropical Don Medardo y sus Players y al pianista Washington García.

La sesión arrancó con media hora de retraso. La demoró la ostensible bronca que protagonizaron, en el estrado de la Presidencia, un impávido José Serrano y una gesticulante Soledad Buendía que le metía las manos por la cara. El vidrio antisonidos que separa a los asambleístas de los periodistas mantuvo en secreto el motivo de la discusión, pero los gestos eran elocuentes. Carlos Bergman intevino para tranquilizar a la asambleísta, que le escuchaba con los brazos cruzados y haciendo pucheros, componiendo un enternecedor gesto de enojo de princesa Disney.

Fue la sesión 490, no la 489 que quedó inconclusa justo cuando estaba por empezar el debate sobre la propuesta de llamar al exsecretario presidencial Eduardo Mangas a rendir explicaciones ante el Pleno. Serrano salta a voluntad de una sesión a otra, deja los temas candentes para las calendas griegas y multiplica las condecoraciones para ocupar las horas muertas, que son -como los ratos ociosos de Don Alonso Quijano- las más de año. Ayer lo volvió a hacer.

El punto políticamente más relevante de la agenda entró a última hora, como es usual en esta legislatura. Elizabeth Cabezas, del ala morenista de PAIS, pidió debatir la comparecencia del procurador, Diego García, para que explique el atraso que lo dejó fuera del juicio penal contra Jorge Glas, así como la actuación de la Procuraduría en los casos Oxi, Chevron, Schlumberger y otros que le costaron millones de dólares al Estado ecuatoriano. La idea original era del propio Serrano. Sin embargo, cuando la sesión llegó a ese punto, Cabezas hacía rato que había abandonado el recinto legislativo y el presidente volvió a suspenderla. Será el próximo martes, dijo. Este jueves ya es 21, fecha demasiado cercana a la Navidad como para pedir que la Asamblea sesione.

La sorpresa del día se produjo en la votación de la segunda propuesta de cambio del orden del día, presentada por Luis Pachala (CREO): aprobar una resolución de rechazo al pedido presentado ante la OEA por Rafael Correa y Ricardo Patiño para que observe, por supuestas inconstitucionalidades, el proceso de consulta popular en Ecuador. La idea era coherente con la posición del Gobierno. Se esperaba, en consecuencia, contar con el apoyo de los morenistas. Sin embargo, una vez más, halcones y palomas votaron unidos, esta vez en favor del expresidente Correa. La oposición no se lo podía creer y hasta ahora no se lo explica. Para los morenistas, en cambio, estaba muy claro: Pachala se excedió. En su discurso llamó “vendepatrias” a Correa y Patiño, calificó su actitud de “cínica e hipócrita” y habló de “doble moral”. Serrano se rasgó las vestiduras: “no permitiré palabras injuriosas contra ningún ecuatoriano”, dijo visiblemente molesto y remató con un “que quede claro”. Los morenistas dicen que votaron en contra por eso, por los insultos.

Lo demás fue lo de siempre. La sesión continuó con su agenda de temas neutros mientras los asambleístas partían a las cortes en busca de la política. Ayer, el turno fue de César Carrión, de CREO. Mientras José Serrano condecoraba a Don Medardo, él llevaba a la Corte Constitucional un tema que le concierne: la reorganización de la Policía Nacional, el problema de los pases policiales y el caso de la compra de patrullas que tuvieron lugar cuando el actual presidente de la Asamblea era ministro del Interior. Temas que no aspiran siquiera a tener un lugar en el salón plenario.

Rivera en un limbo jurídico

Ayer José Serrano posesionó a Patricio Rivera como superintendente de Economía Popular y Solidaria. “No con nuestro aval”, dijeron los asambleístas de CREO, SUMA y el PSC, quienes abandonaron la sala para expresar su descontento. Previendo esta actitud, Serrano había suspendido la sesión y declarado comisiones generales, que no precisan de cuórum. Pero la ley dice que la posesión debe celebrarse en sesión ordinaria. ¿Se posesionó Rivera?