Actualidad

La maxima pena para exdirectivos de la FEF

El expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Luis Chiriboga Acosta, podría pasar más de 16 años tras las rejas, por un presunto delito de lavado de activos, que supera un monto de seis millones de dólares.

Situación. El expresidente de la Federación Ecuatoriana, Luis Chiriboga, permanece con arresto domiciliario.

El expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Luis Chiriboga Acosta, podría pasar más de 16 años tras las rejas, por un presunto delito de lavado de activos, que supera un monto de seis millones de dólares.

La Fiscalía General del Estado solicitó la pena máxima en contra del exdirigente deportivo, así como de otros dos exfuncionarios a quienes acusó como responsables de una malversación de fondos en la FEF.

El pedido lo hizo la fiscal Diana Salazar durante los alegatos finales que presentó en la audiencia de juzgamiento que se instaló -la mañana de ayer- en el tribunal de Garantías Penales de Pichincha. Esto, con respecto a la investigación que llevó adelante por presuntos malos manejos económicos realizados en la FEF, en el período 2010-2015.

Las indagaciones surgieron tras el escándalo de corrupción que envolvió a los máximos directivos de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA), en 2015, acusados por delitos como soborno, fraude y lavado de dinero.

En Ecuador, Chiriboga fue acusado como coautor del delito de lavado de activos por considerar que se aprovechó de su condición de presidente para ocultar recursos ilícitos en las cuentas de la FEF.

“Luis Ch. se valió de su cargo y, con pleno conocimiento de sus actos, permitió la transferencia de recursos derivados de actividades ilícitas, a través del Sistema Financiero Nacional”, informó la Fiscalía.

Igual incriminación se extendió al extesorero, Hugo Mora Azanza, quien fue acusado como coautor del delito “por ser la persona que conocía de todos los movimientos financieros y se habría beneficiado de ellos, al recibir depósitos injustificados en sus cuentas bancarias personales”.

La Fiscalía acusó además a Pedro Vera Valverde, quien se desempeñaba como tesorero en la FEF, de colaborador, “por haber actuado con conocimiento y ayudado para que los dineros ilícitos sean registrados en las cuentas de la FEF, bajo la figura de ‘donaciones’”.

Salazar solicitó a los jueces la máxima pena en contra de Chiriboga y Mora, esto es 13 años de cárcel. Además, que se aplique los agravantes que aumentaría la pena en un tercio; es decir, a más de 16 años. Para Valverde pidió una pena de 10 años.

“De acuerdo a las pruebas, los procesados utilizaron sus funciones de presidente, contador y tesorero de la FEF para introducir al país recursos de actividades ilícitas”, expuso la fiscal como sustento de su pedido. Añadió que se investigaron las transferencias de dinero desde la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) hacia la FEF y se comprobó que los procesados recibieron trasferencias bajo la figura de ‘donaciones’ por más de 2 millones de dólares sin respaldos documentales.

La audiencia continuó en la tarde con los alegatos de los abogados; entre ellos, el defensor de Chiriboga. Pasadas las cinco de la tarde, la diligencia se suspendió. Se reanudará el próximo viernes, a las 08:30.

Entrelíneas

- Multa

A más de la condena, la fiscal solicitó que se les imponga a los acusados el pago de una multa que corresponde al doble del monto del hecho ilícito.

- Fachada

Las investigaciones habrían comprobado la existencia de facturas emitidas por empresas de fachada, modificaciones de asientos contables y apropiación directa de recursos de la FEF.