La maternidad renacera

  Actualidad

La maternidad renacera

La ‘cuna de los guayaquileños’, como se conoce al hospital gineco-obstétrico Enrique C. Sotomayor de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, porque allí han nacido más de las dos terceras partes de los habitantes de la ciudad, estrenará casa nueva en ma

La maternidad renacerá

La ‘cuna de los guayaquileños’, como se conoce al hospital gineco-obstétrico Enrique C. Sotomayor de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, porque allí han nacido más de las dos terceras partes de los habitantes de la ciudad, estrenará casa nueva en mayo.

Sesenta días es el plazo que tiene la maternidad para dejar su actual edificio, ubicado entre las calles Pedro Pablo Gómez, Ayacucho, Pío Montúfar y 6 de Marzo, y trasladarse hacia la ciudadela La Atarazana, donde formará, junto al hospital pediátrico Roberto Gilbert, el complejo materno-infantil Alejandro Mann, el más grande de su tipo en América del Sur, según sus directivos.

El nuevo edificio, que empezó a construirse en 2010 en respuesta a la creciente demanda de atención de servicios gineco-obstétricos y neonatales, está prácticamente terminado y en 60 días empezará a recibir a sus primeros huéspedes.

El cambio se produce después de 67 años de funcionamiento en el centro de la urbe y tras una trayectoria que suma más de 1,6 millones de nacimientos.

Las actividades no serán suspendidas durante la mudanza, indicó su director técnico, el doctor Luis Hidalgo. “No vamos a parar. Aquí seguiremos atendiendo y allá empezará la atención, porque la idea es no parar los servicios de salud”.

Para conseguir ese propósito se ha diseñado un plan de traslado programado, es decir que la maternidad se irá desalojando por áreas, empezando por las críticas.

Con el fin de garantizar la continuidad, el personal médico y administrativo viene participando en una especie de simulacros de traslado, para que conozcan la hoja de ruta de sus nuevos puestos de trabajo.

Y dentro de ese plan el último en dejar el hospital, el que “le pondrá candado a la puerta”, será su director técnico.

Pero ese candado no cerrará por mucho tiempo, pues este edificio, por decisión de los directivos de la Junta, será remodelado y potencializado como un nuevo servicio de salud. Se descarta su venta o su cambio de actividad, pues seguirá prestando servicios médicos. Aún no se ha definido su destino, pero se barajan tres: hospital del día, de crónicos o básico.

El nuevo hospital llevará el nombre de su mayor benefactor, Alfredo G. Paulson, contará con 35 consultorios, salas de hospitalización, 18 quirófanos, 8 áreas de parto y 300 parqueaderos. Además de 339 camas y 216 cuneros.