Actualidad

Manoseria I

En días pasados me fue entregada una información relacionada con el proceso de postulación de las y los candidatos al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, en donde todos refieren que el sistema de postulación en línea no fue amigable y que sospechosamente se caía cada diez minutos; que la Comisión Verificadora no hizo el trabajo de revisar la veracidad y legitimidad de los documentos presentados por cada uno de los postulantes; que las resoluciones emitidas por el CNE transitorio para no admitir a 173 postulantes no están debidamente fundamentadas, violentando así el art. 76 literal l de la Constitución ecuatoriana.

Además mencionan que los informes individuales de la Comisión Verificadora del Proceso de Postulación tienen varias inconsistencias; que los criterios de exclusión de algunos postulantes son de carácter “interpretativo”; que el sistema para la presentación de las impugnaciones no se había habilitado hasta el 15 de noviembre; que la revisión de las impugnaciones se realizó sin audiencias públicas, contraviniendo el artículo 37 del instructivo; que varios de los 28 postulantes “autocertificaron” su “experiencia” creando un conflicto de interés, pese a lo cual fueron admitidos y que en los certificados de no afiliación a partidos y movimientos políticos que los presentaron, resultaron estar “afiliados” con base en datos certificados por una Dirección del CNE.

Tomando al azar uno de los expedientes, encontré con horror que a una de las postulantes la declararon afiliada a la ID pese a no estarlo y revisando su papeleta de inscripción se observa una firma burdamente dibujada que deberá sin duda se revisada por un grafólogo, pero que a todas luces es una falsificación grotesca.

Ante estas barbaridades e irregularidades y debido a la serie de inconsistencias y violaciones del debido proceso y a la inseguridad jurídica, frente a las justas aspiraciones de los que cívica y patrióticamente quieren contribuir con su contingente en favor de los ecuatorianos, deben urgentemente tomarse correctivos.

Y sigo andando...