Saber manejar las emociones, la asignatura pendiente

  Actualidad

Saber manejar las emociones, la asignatura pendiente

Los tontos, ignorantes y analfabetos emocionales están entre nosotros y cada uno pertenecemos a alguno de estos grupos.

Saber manejar las emociones, la asignatura pendiente

Los tontos, ignorantes y analfabetos emocionales están entre nosotros y cada uno pertenecemos a alguno de estos grupos.

Así como no todos tenemos las mismas capacidades intelectuales, tampoco tenemos las mismas capacidades emocionales.

Sin embargo, como la inteligencia emocional permite saber cómo gestionar las emociones propias y reaccionar ante las de los demás, en forma positiva, y está relacionada con el comportamiento, sí se puede aprender, dicen los especialistas consultados por este Diario.

El coach ontológico y ejecutivo Raúl Gamboa Valladares, señala a EXPRESO que antes de hablar del tonto emocional hay que tener claro quién es el inteligente emocional.

“El inteligente emocional es aquella persona consciente de cuáles son las emociones que domina y maneja y las utiliza a su favor para poder alcanzar cosas. Por ejemplo, sabe que tiene carisma y utiliza el encanto a su favor para el manejo de grupos o para ser una voz confiable ante quienes lo escuchan”, explica Gamboa.

Estas personas gestionan situaciones difíciles, entendiendo sus reacciones y las de los demás, para sacar lo mejor posible de cada situación, agrega a este Diario la coach comunicacional y máster en Programación Neurolingüística (PNL), Miriam Rojas.

Gamboa acota que el tonto emocional también está consciente de cuáles son las emociones que maneja y domina, pero las utiliza en forma autodestructiva para generar mal ambiente entre quienes lo rodean. “Por ejemplo, hay muchos jefes que son tontos emocionales, que se sienten bien llegando a su oficina y causando esto que se conoce como la cultura del miedo”.

Rojas menciona otras características que lo pueden ayudar a descubrir si usted está en este grupo: “Los tontos emocionales son tóxicos, masoquistas, manipuladores, agresivos, depresivos. Disfrutan serlo de manera inconsciente. Saben del impacto de las emociones, pero no quieren gestionarlas, pues su interés de fondo es perjudicar a los demás. Hay que lidiar con ellos”.

Según Gamboa, ignorante o analfabeto emocional son sinónimos. Solo que este último término lo volvió popular el coach motivacional, periodista y escritor cubano Ismael Cala.

En mayo de este año, durante la presentación de su libro ‘El analfabeto emocional’ en Argentina, Cala preguntó: ¿somos analfabetos emocionales?, ¿eres tú, has sido o fuiste un analfabeto emocional?

“La pregunta suena compleja, quizás dura, pero yo tengo que admitirlo: sí lo fui por muchos años hasta que entendí esa gran barrera mental que significaba no entender, no identificar, no gestionar mis emociones, herramientas básicas para alcanzar nuestros sueños y metas y tener plenitud y paz”, dijo Cala.

Gamboa señala que el ignorante emocional es aquel que no ha descubierto la importancia de gestionar, es decir, administrar, manejar y facilitar las emociones. Entre las fundamentales están amor, felicidad, ira, celos, tristeza, entre muchas otras, cita Cala. “El 70 % somos ignorantes emocionales porque no sabemos cómo administrar nuestras emociones”, indica Gamboa. Pero podemos lograrlo reconociendo que nos hace falta hacerlo y teniendo la voluntad de lograrlo, con la asesoría de un coach.