Luis Enrique vuelve a su viejo amor

  Actualidad

Luis Enrique vuelve a su viejo amor

El entrenador retoma el control de la Furia Roja, a la que renunció por la enfermedad y posterior muerte de una hija.

En septiembre pasado se especulaba que Luis Enrique podía volver a dirigir.

Luis Enrique volverá a hacerse cargo de la selección española, en lugar del que fuera su adjunto Robert Moreno, cinco meses después de dejarla debido a la enfermedad y posterior fallecimiento de una de sus hijas, anunció el 19 de noviembre el presidente de la Federación Española (RFEF), Luis Rubiales.

“Hoy podemos confirmar que Luis Enrique regresa a su puesto de trabajo”, afirmó Rubiales, quien aseguró que Robert Moreno fue quien transmitió en septiembre a los responsables de la federación que Luis Enrique estaba pensando en volver a entrenar.

“Nos enteramos por Robert Moreno que Luis Enrique quería volver a entrenar”, añadió Rubiales, asegurando que después hablaron con el seleccionador precedente, quien “nos dice que quiere volver a su puesto de trabajo, que quiere volver a entrenar”.

▶Leer: Pintones los trofeos de la LigaPro

En esta situación, Moreno solicitó al director deportivo José Francisco Molina que le aclarara cuál era su situación.

“Molina le transmite que queremos hablar después de la clasificación (para la Eurocopa) y le vuelve a exigir que quiere saber ya su futuro y Molina le comenta que si Luis Enrique quiere volver a ocupar su puesto de trabajo, si quiere volver a liderar el proyecto que ha empezado, vamos a valorar esta posibilidad”, dijo Rubiales.

Según el presidente de la RFEF, Moreno comunicó que “quiere acordar su salida y no ser un impedimento para la vuelta de Luis Enrique”.

“Entonces le pido a Luis Enrique si estaría dispuesto a volver a su puesto, y me dice que va a volver encantado y nos da las gracias por cumplir nuestra palabra”, afirmó Rubiales, obligado a explicar la sorpresiva salida de Moreno.

▶Leer: Caso Pinos: Abogado de Colón habla de ‘fraude deportivo’

El ya exseleccionador español había evitado salir en rueda de prensa tras la goleada 5-0 a Malta, último partido del clasificatorio, disparando todas las alarmas en el día en que España se garantizaba ser cabeza de serie en la Eurocopa de 2020.