Lucho Caceres, el ‘Hector Lavoe’ peruano que debes conocer

  Actualidad

Lucho Caceres, el ‘Hector Lavoe’ peruano que debes conocer

El protagonista de ‘El día de mi suerte conversó’ en exclusiva con EXPRESIONES sobre la visión de la industria y su participación en la serie original de Movistar Plus.

El artista considera a Ecuavisa y a Enchufe TV como los referentes más atrevidos de la televisión ecuatoriana.

Lucho Cáceres (51) es un hombre muy conocido en Perú. Desde que llegamos a la capital, preguntamos por él y todos conocían a la perfección los proyectos y vida artística de este limeño, como el premio a Mejor actor que ganó en el Festival de Cine de Lima de 2016, con más de una veintena de series y 13 películas en su historial.

Es sociable, se describe como algo egoísta con lo que ama, pero sabe llevar el liderazgo de una serie que, para el medio peruano, es un riesgo. Así describe él a El día de mi suerte, miniserie de cuatro capítulos que estrenó ayer Movistar Plus a nivel latinoamericano.

La salsa es el alma de la producción, Héctor Lavoe el símbolo presente. Lucho se apodera del real y del imitador y crea un personaje con esencia peruana pero a la vez muy universal. Así le respondió a EXPRESIONES sobre su participación.

¿Cuál es el secreto para destacarse en lo que hace?

Hacer lo que te gusta. Soy abogado de carrera. Empecé a actuar tarde, entre los 27 y 28 años, porque me di cuenta que la pasión por el Derecho era nula. Desde siempre quise actuar. Este es el primer mandamiento para todo. Y ya en la profesión es saber decir no. Es lo que no hacemos los actores por el poco trabajo que hay.

Dejó claro en la rueda de prensa que es la primera vez que no le cambiaría nada al guion. ¿Siempre escoge así sus trabajos?

No. Hay un antes y después en mi carrera, y es desde que empecé a escogerlos.

Pero un actor nuevo no puede darse esos lujos...

No, no puede. Yo también fui de los que se ponía y estaba cuando me llamaban. Trato de mantener siempre muy vivo esos recuerdos. Pero vas creciendo y ya es parte de ti crear a tu personaje en conjunto, a tu director de arte y demás. Ya puedo opinar y es por el bien de mis personajes. No es por tener una posición de estrella.

¿Y cuál fue su técnica para encontrar al personaje?

Ser más yo, busco en mí. Algunas de las críticas que me pueden hacer es que me digan: “Pero si ese eres tú”. Al principio me molestaba, pero ahora lo veo como un piropo. En esta serie soy Toño, un imitador de Héctor Lavoe. No soy yo, lo que hice fue sacar de mí lo que me conecta con estos personajes. Al principio me causó confusión.

Los realizadores han dicho que esta serie se aleja de los formatos televisivos habituales. ¿Cree que el de la telenovela murió?

Yo en lo personal odio el formato de la telenovela latina clásica, heredada de la telellorona mexicana. No lo resisto, no me lo creo, no lo puedo ver. Aunque nunca he estado algo pegado a esto, trabajo en ficciones televisivas parecidas en la señal de Perú. Pero es porque no salimos de eso. Al público no debes darle solo lo obvio. Creo que se lo subestima. Por eso estoy orgulloso de El día de mi suerte, porque no está hecha con concesiones.

¿La serie es también un laboratorio de lo que pueden lograr como industria?

Sí, definitivamente. Yo creo que Ecuador y Bolivia, y ahora nosotros, estamos apostando un poquito más por hacer diferente a la ficción. El problema con nuestros países es que la telenovela está pero no hay de lo otro. ¿Existe? Quizá con pocos ejemplos. Es lo que hay que cambiar.

¿Hay un símil de suerte entre Lucho y Toño (su personaje)?

Yo tengo conflictos con respecto a la suerte. No creo en ella. Lo que hay que hacer es echarle ganas a la preparación para el momento preciso. Siempre es necesario tocar puertas. Eso de esperar a que te suene el teléfono y te den el trabajo de tus sueños, no pasa. Uno va hasta la oportunidad.

Un poco de él

- Usaba la salsa como un arma de conquista de joven. “Era el único de mis amigos que sabía bailar. Qué bueno es recordar esa época”.

- “La jornada de este rodaje fue extenuante por diversas alteraciones médicas. Estuve mal, pero valió la pena. Grabamos todo en seis semanas”.

- “Mi suerte y mi felicidad dependen de esto que hago y que amo. El amor romántico y todo lo demás es la continuación de lo que tengo como profesión”.

- “No usé una peluca porque no quería que sea extraño. Quería ser un imitador no una copia de Lavoe”.

- Considera a Ecuavisa y a Enchufe TV dos referentes atrevidos en la producción audiovisual de Ecuador.

Más de Toño, su personaje

A lo largo de los cuatro episodios, El día de mi suerte sigue a Toño en su búsqueda de Lavoe. Vive unos días plagados de experiencias impensables y delirantes, luego de los cuales todo habrá valido la pena.

La serie está disponible de forma gratuita desde ayer en la plataforma MovistarPlay para todos los clientes

de la operadora.

El protagonista de El día de mi suerte conversó en exclusiva con EXPRESIONES sobre la visión de la industria y su participación en la serie original de Movistar Plus.

Ver esta publicación en Instagram

¿Cómo hacer para que nada cambie y todo se quede como está?

Una publicación compartida de Lucho Caceres A (@luchocaceresa) el

html