Actualidad

Los ‘Red Devils’ se alejan del podio

El gran comienzo del Manchester United con Jose Mourinho, ya quedó en el pasado. De pelear en los primeros puestos en el inicio, los ‘Diablos Rojos’ han tenido problemas para sumar en las últimas jornadas. Esta vez el Stoke City fue el que amargó la fi

Comunicación. El ecuatoriano Antonio Valencia jugó de lateral derecho los 90 minutos del partido. Junto a él están los zagueros centrales Chris Smalling (i) y Eric Bailly (c).

El gran comienzo del Manchester United con Jose Mourinho, ya quedó en el pasado. De pelear en los primeros puestos en el inicio, los ‘Diablos Rojos’ han tenido problemas para sumar en las últimas jornadas. Esta vez el Stoke City fue el que amargó la fiesta en Old Trafford. Lo positivo para el pueblo ecuatoriano fue la participación de principio a fin de Antonio Valencia, quien cerró el partido sin molestias.

Después de golear al Leicester (4-1) la pasada jornada y de superar con aprietos al modesto Zorya Luhansk (1-0) en la Liga Europa, los hombres de José Mourinho recibían en casa al colista de Premier, un conjunto que, pese a la fuerte inversión veraniega, no ha terminado de arrancar en este arranque de campaña.

Volvió el técnico portugués a dejar en el banquillo al capitán, Wayne Rooney, y apostó por un centro del campo con Ander Herrera, Juan Mata y Paul Pogba.

El sueco Zlatan Ibrahimovic fue nuevamente la referencia arriba, flanqueado en los costados por los jóvenes ingleses Jesse Lingard y Marcus Rashford.

Mediado el segundo tiempo, Martial, quien había ingresado en el terreno de juego dos minutos antes por Lingard, tras el rechazo de un defensor, soltó un derechazo suave que se coló por el palo largo del portero.

El tanto del internacional francés calmó los ánimos de un United que había hecho méritos para llevarse los tres puntos.

Sin embargo, a falta de ocho minutos para el final, el galés Joe Allen silenció el ‘Teatro de los sueños’ con el inesperado gol del empate.

Sobre la hora, el francés Paul Pogba estuvo a punto de decantar la balanza para los locales, pero su cabezazo lo escupió el travesaño.