Las ‘primeras victimas’ tras las reformas al Issfa

  Actualidad

Las ‘primeras victimas’ tras las reformas al Issfa

Wilson Llerena, de 22 años, ingresó el miércoles al hospital Militar de Quito como dependiente del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas (Issfa). A su salida, sin embargo, fue considerado un dependiente civil.

Las ‘primeras víctimas’ tras las reformas al Issfa

Reformas. Wilson Llerena, de 22 años, ingresó el miércoles al hospital Militar de Quito como dependiente del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas (Issfa). A su salida, sin embargo, fue considerado un dependiente civil.

El joven debía practicarse una cirugía en los ojos por un problema de queratocono (enfermedad progresiva que afecta la córnea). Su padre Wilson Llerena, sargento retirado después de servir 22 años en el Ejército, creyó que su hijo tenía los beneficios de seguridad hasta los 25 años si es estudiante. No fue así.

El pensionista pasó un mal momento cuando trató de cancelar por la operación. En caja le explicaron que, desde el 21 de octubre, los hijos de militares pasivos, de entre 18 y 25 años, pasaron al Ministerio de Salud y perdieron sus beneficios en el Issfa.

Las nuevas disposiciones provienen de las reformas a los seguros militar y policial que aprobó la Asamblea hace dos meses. El militar retirado buscó explicaciones pero no tuvo respuestas. Hasta que su caso se clarifique firmó un documento en blanco para que su hijo reciba el alta.

Llerena cuestiona que en el hospital no informen que el paciente no tiene beneficios. Podía llevarlo a otro lugar, dijo.

Carlos Manotoa tiene un caso similar. Él ingresó a su hijo Bryan, de 18 años, por una afectación en su salud. También firmó un documento en blanco para lograr el alta médica. Ambos irán hoy al Issfa a buscar respuestas.

Un comunicado del director general del Issfa Juan Francisco Vivero a Rodrigo Moreno, director de seguros previsionales, responde parte de las inquietudes. Vivero pide que, por la vigencia de la Ley de Fortalecimiento a los Regímenes Especiales de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas y la Policía, se suspenda la cobertura del seguro de enfermedad y maternidad a los dependientes mayores de edad de entre 18 años y 25 años.

El memorando del 1 de noviembre dispone, también, la suspensión del pago del auxilio de mortuoria o subsidio por funerales de los militares en servicio pasivo y derechohabientes o pensionistas de montepío.

Las suspensiones, según el director del Issfa, se efectúan mientras la Procuraduría responde las consultas sobre la “aplicación e inteligencia de norma relacionada con estos grupos específicos”.

Bolívar Silva, delegado en el Issfa por los oficiales en servicio pasivo, explica que con la nueva ley se eliminó el servicio social del seguro de enfermedad y maternidad para los hijos del personal en servicio pasivo de entre 18 y 25 años. Según él, de 36.000 pasivos unos 10.000 deben tener hijos en las edades cuestionadas.

El vocal agregó que también está suspendido el pago del montepío (la pensión vitalicia que se concede a los beneficiarios del asegurado) para las hijas solteras. El tema no se resuelve porque el Consejo Directivo no ha sido convocado, añadió. De paso informó que la deuda del Estado con el Issfa suma 350 millones. MCV