EL ‘JUICIO FINAL’ se mantiene a tres minutos

  Actualidad

EL ‘JUICIO FINAL’ se mantiene a tres minutos

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Hay relojes de todo tipo. Los hay de arena, analógicos, digitales, atómicos... Hasta biológicos -ese que algunos quieren engañar con bótox y bisturí-. En definitiva, el tiempo nos persigue; se estira, pero también se encoge.

Desde 1947, el mundo tal y como lo conocemos también tiene el suyo. Este marca sus arrugas, o mejor dicho, su estado. Su nombre en inglés es Doomsday Clock, mientras que en español puede asustarlo un poco: Reloj del Juicio Final o del Apocalipsis.

Se trata de una especie de termómetro que mide el malestar de la Tierra y nos avisa de sus enfermedades, así como del tiempo estimado que le queda para su destrucción total.

Cada año, el grupo de científicos atómicos que lo regula anuncia cuál es la posición de sus manecillas, que se adelantan o se retrasan según los últimos acontecimientos científicos y militares a nivel global e incluso políticos. Este año, han decidido mantener fijas las manecillas a tres minutos para las doce.

¿Nuestro pecado gran pecado? La incapacidad demostrada para reducir el arsenal atómico y la ineptitud para hacer frente al cambio climático. Es lo que advierten los expertos en el Boletín de Científicos Atómicos.

El reloj no se mueve porque se mantienen las mismas amenazas del 2015, cuando fue adelantado dos minutos a la posición actual. Este ha sido el punto más cercano al cataclismo desde los primeros días de las pruebas de la bomba de hidrógeno (1953, 23:58).

Y es que, los países del mundo han emitido suficiente dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a finales de este siglo para transformar profundamente el clima de la Tierra, perjudicando a millones de personas y amenazando a muchos sistemas ecológicos clave en los que la civilización se basa.

Los científicos recuerdan que en julio de 2015, seis potencias mundiales e Irán llegaron a un acuerdo histórico que limita el programa nuclear iraní; y, en diciembre, cerca de 200 países acordaron en París un proceso por el cual van a tratar de reducir sus emisiones de dióxido de carbono. Ambos son grandes logros diplomáticos, pero constituyen solo pequeños puntos brillantes en una oscura situación llena de eminentes desastres.

Este reloj, situado en la Universidad de Chicago y creado en 1947 ante el temor al estallido de una guerra nuclear, se ha convertido en un indicador confiable de la vulnerabilidad de nuestra civilización.

- 1947 (23:50)

Se inicia el conteo del Reloj del Juicio Final.

- 2007 (23:55)

Corea del Norte prueba su armamento nuclear. Estados Unidos renueva su entusiasmo por el uso militar de armas nucleares.

- 2012 (23:55)

Habrá más de 2.500 armas nucleares en el planeta.

- 2014 (23:55)

Se han hecho esfuerzos para reducir amenaza nuclear. Rusia y EE. UU. mantienen grandes arsenales nucleares.

- 2015 (23:57)

La modernización de las armas nucleares, su aumento y los escalofriantes datos del calentamiento global representan una innegable amenaza a la existencia.