Londres trata de apagar los incendios del ‘Brexit’

  Actualidad

Londres trata de apagar los incendios del ‘Brexit’

El Gobierno británico redobló esfuerzos ayer para atajar los incendios causados por el ‘Brexit’, pero la libra volvió a batir récords a la baja y los socios europeos le exigieron que presente su demanda de divorcio

Parlamento. Los manifestantes sostienen pancartas de apoyo a la líder de la oposición laborista Jeremy Corbyn.

El Gobierno británico redobló esfuerzos ayer para atajar los incendios causados por el ‘Brexit’, pero la libra volvió a batir récords a la baja y los socios europeos le exigieron que presente su demanda de divorcio, antes de negociar un futuro acuerdo.

El Reino Unido no presentará esa demanda, a través del artículo 50 del Tratado de Lisboa, hasta que no tenga “una visión clara de los nuevos acuerdos” con sus vecinos europeos, explicó Cameron ante el Parlamento.

La respuesta de Alemania, Francia e Italia fue rotunda. “No va a haber discusiones formales o informales sobre la salida del Reino Unido de la UE mientras no haya una demanda de salida”, dijo la canciller alemana, Ángela Merkel, tras recibir a sus pares de esos países.

“La responsabilidad es no perder tiempo para tratar de una forma adecuada la cuestión de la salida del Reino Unido” añadió el presidente francés, François Hollande.

Las tres potencias europeas acordaron además que quieren incrementar aún más el proyecto común europeo, y en especial más convergencia en “ámbitos sociales y fiscales” dentro del euro.

Cameron confirmó de todas formas que su gobierno respetará la voluntad popular y anunció la creación de un departamento especial de altos funcionarios encargado de las complejas negociaciones con la UE.

Además su partido conservador ya prepara el proceso de sustitución, que en todo caso se producirá antes del 2 de septiembre. Ese sustituto será el encargado de liderar la salida.

El forcejeo entre Londres y la UE se prolongará previsiblemente hoy y mañana durante la cumbre de la UE en Bruselas, a la que acudirá Cameron.

La incertidumbre que rodea el proceso impacta de forma especial en los mercados, y los empresarios e inversores ya hacen planes para deslocalizar actividades.

Standard&Poor’s bajó la nota ‘AAA’ del Reino Unido dos peldaños, hasta ‘AA’, con perspectiva negativa.

La bolsa de Londres perdió 2,55% al cierre, y el impacto fue especialmente duro en el sector bancario, el inmobiliario, las aerolíneas.

La libra esterlina cayó en picado de nuevo y llegó a marcar de nuevo su peor nivel frente al dólar de las últimas tres décadas. En dos días se ha depreciado un 12% respecto al dólar, un 10% respecto al euro.

Una quinta parte de los dirigentes empresariales británicos prevé deslocalizar una parte de sus actividades, según un sondeo de la patronal.

A la tensión política y financiera se añadieron algunos incidentes xenófobos en distintos puntos del país.

Un centro cultural polaco en pleno centro de Londres amaneció con pintadas racistas, y en una localidad del sur de Inglaterra, Huntingdon, aparecieron folletos exigiendo a los polacos que se vayan del país, motivando una queja de la embajada.

Una parte de los votantes pro-Brexit aseguran que hay demasiados inmigrantes en el país, y la comunidad polaca en el Reino Unido es la más numerosa de los países de la UE, con unos 654.000 miembros, según el censo de 2011.

La intención de Londres es preservar los derechos de millones de trabajadores europeos en el país para que no haya una réplica que perjudique a sus pensionistas y trabajadores en el resto de la UE.