Actualidad

La liquidez del BCE no da para la reconstruccion

La Reserva Internacional no cubre todos los pasivos del Central. Finanzas informa que ya devolvió los $ 300 millones desviados.

El ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, confirmó la semana pasada que se habían transferido $ 300 millones de la cuenta del terremoto para otros fines. Ahora asegura haberlos restituido.

El colchón de dinero líquido del Banco Central está cada vez más flaco. Tanto que no puede responder a todas sus obligaciones a la vez, incluyendo los fondos destinados a la reconstrucción del terremoto si el Gobierno quisiese disponer de ellos.

En millones de dólares, está a casi el nivel más bajo de los últimos 10 años, con solo 2.234 millones de dólares en la reserva internacional. Y si se compara con las obligaciones ante las que debe responder el BCE -pasivos que incluye el encaje bancario o los depósitos de los GAD-, el grado de respaldo es el más bajo desde la dolarización: un 24 %. Es decir, necesita cuatro veces el monto de lo existente para poder cubrir todos sus pasivos en el mismo momento.

Esto hace que “a pesar de mantener un saldo en cuenta corriente, el BCE no dispone de liquidez suficiente para entregar los fondos para el terremoto sin profundizar aún más el descalce entre Reserva Internacional y Encaje bancario privado, que al finalizar el año 2017 superó los 900 millones de dólares”, analiza Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, una semana después de que Carlos de la Torre, responsable de la cartera en el Gobierno actual, confirmara que se tomaron 300 millones de dólares de la cuenta dedicada a la reconstrucción para “cubrir necesidades temporales de liquidez en otras cuentas”.

Esta operación, ya revertida según aseguró Finanzas en un comunicado público, no fue la primera ocasión en que el Gobierno de turno aseguraba que se había destinado a otro uso lo obtenido tras el terremoto de abril de 2016.

EXPRESO publicó un año después del siniestro que el préstamo de emergencia que Ecuador había pedido al Fondo Monetario Internacional, por 365 millones de dólares, nunca se destinó a la reconstrucción. La Secretaría Técnica del Comité de Reconstrucción y Reactivación Productiva lo aseguró a este Diario en una rectificación, pese a que el entonces presidente Rafael Correa había asegurado en una sabatina que parte de los 2.200 millones que aportaría el Estado para reparar el daño de la catástrofe provendría de un crédito con el multilateral.

“Falta mucha transparencia en el manejo de las cifras”, concluye Carlos Julio Emanuel, exministro de Economía, al cuestionarse sobre los valores que debería haber en la cuenta para el terremoto y dónde están los mismos. También recuerda que más de 100 millones de dólares ya habían sido descontados de esa cuenta anteriormente para pagar a proveedores. “Ya estaba planificado. Si hubieran querido ser transparentes en el manejo de esos fondos, habría creado un fideicomiso, como pidió la ciudadanía”, precisando que todo lo recaudado, en impuestos y demás medidas, para la reconstrucción fue a parar a la cuenta única del Gobierno. La misma que ahora, en caso de necesitar todos los recursos, no podrá obtenerlos si los demás dueños de la Reserva Internacional -como los bancos, el IESS, o los GAD- también los necesitan.

Para el terremoto

“Los fondos están intactos”

El Ministerio de Economía y Finanzas “informa al país” y “a los hermanos manabitas y esmeraldeños” que los 300 millones transferidos de la cuenta de la reconstrucción “ya han sido reintegrados en su totalidad”. Agradece su comprensión y ratifica que “los fondos están intactos”.

EXPRESO consultó ayer por la tarde con el BCE sobre cómo afectaba a los fondos del terremoto su nivel de liquidez. El BCE trasladó la cuestión a Finanzas. Y esta cartera no respondió.

html