Leonel Alleguez: “Me merecia el puesto”

  Actualidad

Leonel Alleguez: “Me merecia el puesto”

Nacido en el populoso sector El Cerro de La Habana, en Cuba, el reportero y cantante Leonel Alleguez llegó a Ecuador cuando tenía 11 años, ahora ya de 30.

Leonel también canta. Pronto lanzará un tema.

Nacido en el populoso sector El Cerro de La Habana, en Cuba, el reportero y cantante Leonel Alleguez llegó a Ecuador cuando tenía 11 años, ahora ya de 30.

Se considera ecuatoriano, por ello lamenta cuando lo critican en las redes sociales al decir que un extranjero no debería estar en la TV nacional.

Acaba de salir de Vamos con todo, de RTS, donde permaneció 3 años y es el nuevo talento del espacio De casa en casa, de TC.

Ha sido muy cuestionado por ser extranjero...

A veces. Creo que todos tenemos amigos o familiares que viven en otras partes y no nos gustaría que los traten mal. Hay que ser un poco tolerante porque nadie está libre de emigrar por una oportunidad laboral. Hablar mal de otros habla mal de uno mismo.

De cantante dio el salto a la TV.

Hace 5 años me inicié en la TV. La primera oportunidad me la dio Harry Arteaga en Detectives de famosos. Grabé un vídeo musical el cual se vio en Canela TV. Una amiga me lo contó, me acerqué a esa cadena y les dije que quería trabajar en la televisión. Ahí compartí con Sharon. Luego llegué a RTS. Acabo de salir porque mis jefes directos tomaron la decisión de apartarme de esa empresa. Soy agradecido porque por trabajar ahí, me conocen en muchos lugares. Antes también cantaba y tocaba instrumentos en el grupo de mi tío, Joel Alleguez (Alleguez & Son). Lo comencé a hacer desde los 15 años y me retiré a los 22.

¿Usted estuvo en dos ocasiones suspendido en RTS?

El año pasado comenzaron las discrepancias con mis jefes. La primera suspensión fue por un mes y medio, me sacaron de pantalla, solo locutaba las notas. Recientemente estuve suspendido de nuevo por 15 días.

¿Es muy complicado?

Para nada. Dicen que una mentira dicha muchas veces se convierte en una verdad. Entiendo que ellos tenían a otro reportero en la mira.

También tiene fama de sobrado...

Creo que los que somos parte de este negocio tenemos algo de egocéntricos, pero no hay que exagerar. A veces me molestaban situaciones porque me parecían injustas. Podría decir que existían algunos favoritismos. Considero que primero hay que mirar puertas adentro antes que al exterior para conseguir otro talento que finalmente no da resultados. Prefiero no dar nombres. Ahora en esta nueva experiencia laboral espero demostrar cómo soy de verdad.

Con Luis Eduardo Jaramillo no se puede ver ni en pintura...

No existen buenas relaciones. Yo hacía muchas notas, acaparé de cierta manera el contenido de Vamos con todo y él quizá se sintió desplazado. Comenzó a lanzarme indirectas. Hablé con mi jefes, pero no le llamaron la atención, además dijo que yo le robaba los temas. Si lo veo, lo saludo, nada más.

No causó sorpresa que usted ingresara a TC, ya se lo comentaba. ¿Fue un reality o un show el que armaron en De casa en casa?

El público vio nuestro desempeño, me alegré por el apoyo masivo, a la gente le llegué más, mis comentarios convencieron más y mis reportajes gustaron más.

¿Entonces no fue un show?

Por supuesto que no, si alguno de ellos lo hubiese hecho mejor que yo, se habría quedado con el puesto.

No siempre ocurre así.

(Risas) En este caso pasó así. Me merecía el puesto, luché por ello. Primero me desempeñaré como reportero de farándula, poco a poco me iré acoplando.

A su competidor en el reality, Paúl Lemos, se le notó la decepción.

A Paúl lo noté totalmente desencajado. La derrota a cualquiera sorprende, además tanto él como yo somos padres de familia. Necesitamos nuestros trabajos. Chikilín lloró. Mientras que César Romero lo tomó más natural.

En lo musical, ¿qué expectativas tiene?

Estoy por lanzar el tema Me mueves el piso, una salsa urbana, que seguramente tendrá acogida. Promete.

¿Hay alguien que le mueva el piso?

No alguien en especial, por lo general la mujer me mueve el piso.

Eso suena a varias al mismo tiempo.

(Risas) Ahora disfruto mi soltería, con mi hijo Leonel de 3 años.