Que Lenin explique

  Actualidad

Que Lenin explique

El candidato Lenín Moreno tiene un pesado fardo sobre sus espaldas. Debe explicar las fallas en la gestión gubernamental de su mentor y, sobre todo, los actos de corrupción en el manejo del área petrolera.

Su propaganda, al inicio de la campaña, se caracterizó por mostrar diferencias de estilo con el modo de proceder de su jefe.

Una mesurada retórica, el uso de referencias espirituales para proclamar que él era un entregado en la cruzada de hacer el bien, y una monserga voluntariosa de inducir el amor con el prójimo, han cedido sin embargo, a una realidad en la que, más que las características personales tienen valor los hechos. Y a Moreno, por haber participado en el núcleo que ha manejado el poder en estos diez años, y obviamente por ser su candidato, le corresponde la ineludible tarea de responder sobre ellos a la colectividad ecuatoriana.

Él tiene que absolver la inquietud de cómo siendo su compañero de fórmula, Jorge Glas, el responsable político y administrativo del plan de repontenciación de la refinería de Esmeraldas, no conoció absolutamente nada de lo relacionado al festín que se hizo de los recursos empleados en esa obra, ignoró que ahí operaba una red de corrupción y más bien, felicitó a los ejecutores del proyecto en actos públicos difundidos por los medios. Tiene que decir si está o no de acuerdo con que un mandatario con tales prerrogativas no tenía la obligación de cuidar el patrimonio estatal y responder por ello. Debe pronunciarse sobre si un alto empleado como Glas, que nombraba a los funcionarios y supervisaba la dinámica de esos negocios, no poseía la más mínima capacidad para darse cuenta de las tropelías que, ante sus narices, cometían los ahora calificados como “traidores”, “psicópatas” y “bipolares”.

Moreno, junto a Correa, anunciaba que el éxito económico de su gestión sería el cambio de la matriz productiva, y estuvo de acuerdo con que Glas fuera el encargado de impulsarla. Ahora tiene que explicar dónde están y de quiénes son las jugosas “comisiones”.

¡Que hable ya!

colaboradores@granasa.com.ec