“ Es la propiedad un robo ”

  Actualidad

“ Es la propiedad un robo ”

El dinero del trabajador (jubilado) que, durante 30, 40 o 45 años entregó al IESS 20,6 % de sus salarios (su ahorro personal del 9,45% y el 11,5 % por sus empleadores), para cubrir enfermedades, maternidad, desempleo, accidentes de trabajo, enfermedades profesionales, invalidez y pensiones y/o rentas vitalicias o temporales, desapareció. Avivatos disponen de millones que el IESS recibe por ahorros de 2,8 millones de ecuatorianos. Redujeron “aportes de pensiones” y los pasaron al “fondo de salud” (2015) para cubrir su déficit. Arbitrarios. Según Richard Espinoza Guzmán, jefe del IESS y del Biess, ¡esos dineros no son del aportante sino del Gobierno! (¿?). Y los borraron de la contabilidad del IESS. “¿Es la propiedad un robo?”.

Para lucrar de un sistema corrupto, el Gobierno mete la mano en el IESS y en el bolsillo de los afiliados. Los fondos del IESS son caja chica del Gobierno. Pagó parte de su deuda de más de US$ 11.000 millones, con papeles basura (bonos del Estado). Adeuda millones de dólares a clínicas privadas por servicios prestados. La OIT (14 de septiembre 2017) dio la voz de alarma. Advierte que el Gobierno “ha tomado decisiones que afectan al equilibrio financiero de los seguros de salud, pensiones y riesgos del trabajo de la entidad”. Para el 2020 no habrá dinero en el fondo de pensiones.

Con el obsoleto “sistema de reparto” y los “cálculos actuariales” despojan a los afiliados. Reducen sus ahorros a pensiones de miseria. Los jóvenes financian a los ancianos. ¿Y dónde está el dinero de los jubilados?

Propongo el sistema de “capitalización individual”. Permite al trabajador tener un ahorro personalizado para su vejez. Se invierte con transparencia, parámetros estrictos, vigilancia estatal, sin injerencia política.

Los fondos de cada trabajador, convertido en capitalista, suman un enorme ahorro propio que dinamiza la economía nacional, asegura la soberanía financiera de la nación y constituye un motor para el crecimiento. Es el éxito actual de Chile y otros países que lo aplican.