“Ojala y el paso a desnivel ayude a reducir el trafico”

  Actualidad

“Ojala y el paso a desnivel ayude a reducir el trafico”

Hoy 15:00 se habilitará el paso a los autos. Las autoridades ya lo cruzaron el puente el viernes.

Hecho. Ayer por la mañana, decenas de maquinarias colocaban asfalto y ultimaban detalles sobre el viaducto.

Tras dos meses de retraso, tiempo en el que, a decir de los residentes de La Puntilla, el tráfico se agudizó, el paso a desnivel que se conecta con el puente que une a Guayaquil con Samborondón, será habilitado hoy al público.

La noticia, según lo confirmó ayer este Diario en un recorrido, fue recibida con beneplácito en algunos casos y en otros, con escepticismo. Y no necesariamente porque crean que la obra no será inaugurada, sino porque piensan que aún con ella, el objetivo final de la infraestructura, que es el de descongestionar la arteria, no se cumplirá a cabalidad.

“Que mañana (hoy) podamos ya utilizar el paso, aunque positivo, no creo que reduzca en su totalidad el problema. Ojalá me equivoque, ojalá y así sea”, advierte Eduardo Carvajal, de Entre Ríos, al asegurar que el caos acabará solo cuando La Puntilla cuente con una o dos vías alternas.

No obstante, hay habitantes como Marcela del Río, quien reside en la urbanización Tenis Club, que piensan que este paso que tiene un ancho de 10,60 metros y 485 metros de extensión (incluidos los accesos), sí les dará un respiro. “Ya el puente, que fue inaugurado en mayo, redujo a la mitad en tiempo mis recorridos por aquí. Con esta obra complementaria entiendo que ese tiempo será menor, lo que será un alivio. Algo que he venido esperando con ansias”, piensa.

Si bien Bryan Marín, quien vive en la ciudadela Villa Club en el kilómetro 14 de la avenida León Febres-Cordero, considera que el viaducto en efecto reducirá la congestión, hace hincapié en que los atracones experimentados en las últimas semanas pudieron evitarse.

“Aquí faltó planificación y eso nadie lo puede negar”. Esta obra, precisa, debió ser inaugurada en mayo. Tuvieron meses tan estresantes y caóticos, cuenta, que los embotellamientos incluso no tenían horario: no solo se los percibía en hora pico, de 07:00 a 09:00 o de 17:00 a 19:00, como ya lo publicó antes EXPRESO, sino que eran impredecibles.

“Vamos a ver qué pasa ahora...”, dice Marín, quien al igual que otros moradores y visitantes, tiene la esperanza de que el panorama cambie. Y es que si hubo tanta inversión por parte de los municipios de Guayaquil y Samborondón, a cargo de la obra total, de casi $ 16 millones -coinciden- lo esperado es que funcione y que las molestias paren.

Al menos, reflexiona Gisell Cáceres, de la urbanización Las Riberas, en el sitio donde se levanta el paso (kilómetro 3,5 de la avenida), como ya no habrán más trabajos sobre el viaducto y la vía, por la que circulan a diario 60.000 vehículos, el tránsito fluirá. “Y eso ya me tranquiliza...”.

Sin embargo, las labores no culminarán del todo.

El alcalde de Samborondón, José Yúnez, admite que hubo un atraso en la entrega del armazón porque los materiales de transportación -provenientes de Francia- demoraron en llegar. Además, señala que era “imposible” entregarla antes, de manera simultánea con el l puente, porque eso implicaba cerrar por completo la vía. Yúnez indica que la ciclovía y las camineras, también parte del proyecto, se entregarán entre enero y febrero. Pero eso, aclara, no provocará molestias.

Detalles de la obra

Duración.

Empezó a ejecutarse en mayo y, según se precisó inicialmente, debió ser entregada en octubre.

Carriles

La obra está compuesta de dos carriles de 3,65 metros cada uno y tiene un espaldón de seguridad de 1,60 metros, que le dará cabida a los autos que llegaran a dañarse.

Material

El puente es metálico, prefabricado y está compuesto por 14 vigas.

Iluminación

Cuenta con 30 postes eléctricos con luces led, de estos, 24 tiene luz que alumbra hacia adentro y hacia afuera.

Velocidad

Sobre el viaducto se podrá circular a un máximo de 40 kilómetros por hora.