Actualidad

“Es mejor tarde que nunca, pero que se castigue a los corruptos”

Asombrosamente, cuando se habla de enjuiciar al vicepresidente de la República implicado en el grave caso de soborno de Odebrecht, comienzan algunos dirigentes de alianza PAIS a quejarse, a dar muestras de ablandamientos, a considerarlo una venganza, un show de tinte político, cuando lo que deberían ver es que así se pone un ejemplo importante para que los funcionarios públicos y empresarios, se abstengan de coaligarse para cometer actos de enriquecimiento ilícito en el país, por el temor de ir a parar a las cárceles de máxima seguridad y no a los cómodos “hotelitos” como la famosa cárcel cuatro.

La exigencia de la sociedad nacional para la prersevación de la seguridad ciudadana y de sus bienes, la lucha popular emprendida, apoyada por los medios de comunicación, por sectores políticos y del propio pueblo ecuatoriano, tiene una respuesta como se esperaba, se ha comenzado a investigar, perseguir, detener y elevar requerimientos fiscales para enjuiciar a los supuestos responsables, pero serán los tribunales de justicia, los encargados de emitir sentencia, se espera que sean condenatorias, pero también pueden ser absolutorias, si se dejan llevar por apresuramientos, incompetencia y presiones mediáticas que faciliten a los defensores que se desestimen las pruebas y testimonios. ¡Es mejor tarde que nunca, se castigue a los corruptos de cuello blanco !

Eco. Mario Vargas Ochoa