“Le dirian a Correa lo que yo queria”

  Actualidad

“Le dirian a Correa lo que yo queria”

La exagente Diana Falcón ratifica que el expresidente sabía del plagio a Balda en su testimonio adelantado. Y que Espín y Cadena le ofrecían favores por no declarar.

Diligencia. Diana Falcón, durante su ingreso a la sala de audiencias ubicada en el octavo piso de la Corte.

Dinero, un abogado defensor, protección de la ONU y asilo en Bélgica. Esas son las ofertas que la exagente de Inteligencia Diana Falcón asegura que recibió de la exasambleísta correísta Sofía Espín y de Yadira Cadena, parte del equipo de defensa del expresidente Rafael Correa. Ayer se ratificó en su declaración.

¿A cambio de qué? Falcón debía retractarse de sus declaraciones en las que había afirmado que la operación para traer al activista Fernando Balda desde Colombia siempre fue conocida por el exmandatario y por su exsecretario de la ex-Senain Pablo Romero.

Ambos, al igual que Falcón y el exagente Raúl Chicaiza, fueron procesados por el plagio del activista ocurrido en 2012. En el caso de Correa y Romero, el juicio se suspendió hasta que sean capturados o se entreguen voluntariamente. Falcón y Chicaiza fueron sentenciados y se aprestan a pedir la prelibertad la próxima semana.

La revelación de los ofrecimientos se hizo el 25 de septiembre de 2018 durante la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio, y Falcón lo repitió ayer ante el juez Iván Saquicela durante su testimonio anticipado, al que su abogado Diego Chimbo se opuso. Falcón respondió en total 34 preguntas: 22 del fiscal subrogante Wilson Toainga, cuatro de la acusación particular representada por la Procuraduría, siete por Yadira Cadena y una por la defensa de Espín.

La exagente recordó que el lunes 24 de septiembre de 2018 recibió la visita de Cadena y Espín cerca de las 08:30. Con los ofrecimientos vinieron ruegos insistentes para que se retracte porque sus afirmaciones le estaban causando daño al expresidente. Si Falcón aceptaba, pedirían la nulidad del proceso antes del llamamiento a juicio.

Falcón aseguró que las dos mujeres hablaron siempre en nombre del exmandatario. “Me decían que le transmitirían al expresidente Rafael Correa todo lo que yo solicite”, puntualizó. Pero Cadena dijo que Falcón se contradice. Que en esta ocasión ha hablado del ofrecimiento de dinero y un abogado, situación que, según ella, no se había mencionado en 2018.

La exagente insistió en su inocencia. Manifestó que conoció todo lo que se había armado en el caso de Balda para cometer el delito. Añadió que después de 2012 con Chicaiza recabaron pruebas para demostrar que “nosotros no éramos solos los culpables, teníamos la jerarquía en la que estaban Pablo Romero y Rafael Correa”.

El testimonio anticipado de Falcón es una de las últimas diligencias de la Fiscalía en la instrucción fiscal que concluye esta semana. Inicialmente la investigación se desarrolló por tentativa de tráfico de ofertas, pero el 20 de marzo, tras una reformulación de cargos, se cambió el supuesto ilícito a fraude procesal en el grado de tentativa. La instrucción fiscal fue abierta el 27 de diciembre de 2018.

En este caso la acusación particular estará representada por la Procuraduría. El martes fue admitida a trámite la acusación presentada por Magaly Ruiz, delegada del procurador Íñigo Salvador, quien reconoció su firma en el documento.

Con el cierre de las investigaciones la Corte dispondrá de un día y hora para la audiencia preparatoria de juicio y la sustentación del dictamen acusatorio o abstentivo.

Desde el año pasado Espín se encuentra en Bolivia, en donde ha solicitado refugio al gobierno de Evo Morales. La exasambleísta se ha mantenido activa en redes sociales, especialmente en Twitter, en donde comparte información sobre el exmandatario y las actividades de su agrupación.

Injerencia

Mensajes con Raúl Chicaiza

Sofía Espín y Yadira Cadena no solo habrían intentado convencer a Diana Falcón de que se retracte. El mismo ofrecimiento habrían efectuado a Raúl Chicaiza, con quien Cadena habría intercambiado mensajes de texto. La abogada de Correa reconoció la existencia de esos diálogos.