Actualidad

“Soy inocente, no quiero dejar de jugar”

EXPRESO habló con Michael Arroyo, quien afirmó estar “apenado” por el segundo dopaje positivo de su carrera. Su familia es su mayor preocupación y negó una ruptura con el club.

Tranquilo. Gambetita se mostró calmado y afirmó no haber cometido ninguna infracción.

Michael Arroyo y el segundo control de dopaje positivo de su carrera personifican la actualidad de un Barcelona al que los inconvenientes aparentan no darle tregua. Al día siguiente de que la Federación Ecuatoriana de Fútbol decidiera abrirle un expediente y suspenderlo indefinidamente, Gambetita aseguró ser “inocente” y estar “tranquilo”, a la espera de lo que se resuelva el miércoles próximo cuando asista a la FEF para rendir declaraciones.

“Soy un tipo que ha trabajado tantos años y mi carrera ha estado nítida en países y clubes importantes. Eso me deja tranquilo y nos presentaremos la próxima semana con las pruebas necesarias”, declaró Arroyo a EXPRESO.

A pesar de la confianza que mantiene, los comentarios en torno a su situación aparentan afectarle, en mayor medida, a sus allegados. “Estoy un poco apenado por mis hijos, porque ellos van a la escuela y todo. Tengo una madre, tengo familia”, agregó con voz tenue y pausada.

Las aristas de esta problemática son varias, desde la culpabilidad médica, hasta la estabilidad que mantiene el volante con los miembros del club. Sobre todo cuando la mañana de ayer, el mismo Arroyo eliminó de su cuenta de Instagram gran parte de las fotos en las que él aparecía con la camiseta amarilla de los toreros.

Al ser consultado al respecto por este Diario, ‘Micky’ se echó a reír y explicó que aquello no tenía nada que ver con algún conflicto interno, sino que más bien se debió a los comentarios que se generaban en las publicaciones.

“Nada que ver. A veces no entiendo cómo tu misma gente, las mismas páginas que se identifican con el club, publican algo que aún no tiene un veredicto final, en vez de estar con el jugador y no hacer ese tipo de cosas”, indicó.

El panorama de Arroyo no sería favorable porque su reincidencia lo alejaría de por vida del fútbol, según especifica el artículo 187 del reglamento de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, el cual establece que “el jugador cuyo examen de dopaje resultare positivo será suspendido por dos años; y, si reincidiere, la suspensión será de por vida”.

Ante esto, Gambetita afirmó que el “miedo” que siente por la posibilidad de ser inhabilitado para siempre es una realidad. “Es como si me mataran, no quiero dejar de jugar al fútbol.

Siempre he vivido de esto”, continuó el guayaquileño en la conversación, quien insistió en que “no hay nada de qué dudar cuando se han hecho las cosas de manera correcta”.

Luego de la decisión tomada el martes en la Ecuafútbol, Barcelona no forma parte de la defensa del jugador de 31 años, de la cual se harán cargo su representante, José Chamorro, y sus abogados. Y fue precisamente el agente el único en referirse a la sustancia que habría ingerido Arroyo.

“El doping de Michael es por un diurético, tengo entendido. Según hemos hablado, lo estaba tomando por los cálculos renales que tenía”, aseguró Chamorro en entrevista con el periodista Roberto Bonafont.

Para el mánager deportivo, la sanción impuesta por la Federación es “improcedente” y ratificó que “no existe doping” porque se trata de “un tema médico”.

El inicio

Michael Arroyo salió lesionado del último Clásico disputado en octubre y no se presentó a la prueba antidopaje, sin previo aviso. Un informe a la Comisión Disciplinaria indicó que sí hubo intento de evasión al protocolo.

LAS VOCES

Obligación dolorosa

Las reincidencias están catalogadas como faltas muy graves porque tienen suspensiones de por vida. No sé si aquí en el país, por la Constitución que tenemos, se lo sancione de esa manera. Tratar el tema es penoso, porque involucra a un ser humano y a su familia. Para mí es doloroso. Desgraciadamente el reglamento mundial nos obliga a seguir normas.

Boris Zambrano, presidente Comisión Médica FEF

Rechazaron muestra B

Hay un informe de laboratorio que determina el positivo. La persona acusada tiene la oportunidad de presentar su defensa, en todo caso, previamente, tengo conocimiento de que su representante ha determinado que no desea que se abra la muestra B. De acuerdo con el reglamento, la Comisión ha resuelto abrir el expediente respectivo.

Galo Sánchez, presidente Comisión Disciplinaria FEF

No hubo evasión

Desde un principio hemos conversado con las partes. Se dijo que hemos querido obviar esta situación, pero no fue así. Se dio todo con el respectivo aval de los médicos y la contraparte, no procedimos de la manera que indican. Esto demostró la apertura que hemos dado a cumplir las leyes y reglamentos que rigen el campeonato ecuatoriano.

José Francisco Cevallos, presidente BSC

Desconocían el tema

Michael tendrá el apoyo del club, pero es complicado para nosotros porque no estábamos al tanto de absolutamente nada. Nos sentimos muy dolidos y lo lamentamos mucho por la parte personal del jugador, más que por cualquier otra cosa. Nuestro cuerpo médico no se va a prestar para hacer cambios, ellos siempre están pendientes correctamente de los jugadores.

Alfredo Cuentas, vicepresidente financiero BSC