“Por un Ecuador honesto, que participe tambien la Iglesia”

  Actualidad

“Por un Ecuador honesto, que participe tambien la Iglesia”

“Por un Ecuador honesto, que participe también la Iglesia”

La Comisión Anticorrupción debiera cambiar su nombre a ‘Ecuador Honesto’, como fuera sugerido y ocurriera con ‘Quito Honesto’, bajo la presidencia de un gran profesional y ser humano como Simón Espinosa Cordero. No solo por el ‘efecto pigmalión’, que da cuenta cómo el humano responde a la ‘etiqueta’ que se le pone, sino porque es de esperar que el Ecuador sea a futuro paradigma de personas íntegras en sus conductas y procesos, y no en permanente ‘lucha contra la corrupción’.

Es correcto que dé seguimiento para erradicar abusos de poder y discrecionalidades, que son los gérmenes de la corrupción (S. Kierkegaard), así como fomentando la transparencia, dejando la investigación a los entes que tienen esa competencia. Hace falta que la Iglesia, institución invitada y llamada a poner en práctica la ‘Doctrina Social’ con el método de ‘Ver, Juzgar y Actuar’, frente a la no aceptación del prelado, sugiera la designación, quizá de un miembro de la ‘Comisión Ecuatoriana de Justicia y Paz’, que nace de la Iglesia y aglutina también a laicos comprometidos, como representante a la tarea de la Comisión Anticorrupción.

Diego Valdivieso Anda