Actualidad

Kashima consolida el crecimiento asiatico

El Kashima Antlers, dirigido por el japonés Masatada Ishii, dio una lección de trabajo táctico y velocidad al atacar en el partido de semifinal del Mundial de Clubes (ante Atlético Nacional). Mañana disputará el título ante el poderoso Real Madrid espa

Proceso. Los integrantes del Kashima Antlers estuvieron cerca de ganar la Suruga Bank. Mañana van por el título del Mundial de Clubes ante el Real Madrid, que llega como favorito, pero el club japonés quiere dar lucha.

El Kashima Antlers, dirigido por el japonés Masatada Ishii, dio una lección de trabajo táctico y velocidad al atacar en el partido de semifinal del Mundial de Clubes (ante Atlético Nacional). Mañana disputará el título ante el poderoso Real Madrid español.

Si bien en la mayoría del primer tiempo, Nacional fue superior al arrinconar a los japoneses, demostrando su superioridad, Kashima sintió que para ganarle tenía que replegar al juego táctico e ir cerrando de a poco los espacios, aprovechar pelotas quietas, errores del rival y contragolpes que le permitieran acceder a la gran final.

Hace una década, los conjuntos japoneses mostraban muchas falencias en la aplicación técnica y táctica. Hoy se ve todavía esa falta de técnica, pero lo han logrado suplir con la táctica donde han respondido de gran forma y han logrado en más de una ocasión poner en aprietos a clubes, especialmente a los de América.

La primera participación de un equipo japonés en un Mundial de clubes fue en el año 2007, donde fue eliminado el Urawa por el Milán de Italia, en semifinal (1-0). Posterior, quedaría en tercer lugar al vencer en penaltis (4-3) a Étoile Sahel de Túnez. A partir de allí se volvió habitual que los japoneses fueran a disputar juegos contra equipos de alto nivel y nombre internacional.

El otro ejemplo es el Gamba Osaka, donde en 2008 logró un tercer lugar al vencer al Pachuca mexicano 1-0.

Sin embargo, la participación de un club japonés se detuvo por dos años (2009-2010), debido a que la sede cambió y se realizó en Emiratos Árabes, pero en 2011 volvió a Japón. Esta vez, Kasiwa Reysol fue el representante, donde ganó en cuartos de final a Monterrey en penales 4-3, pero en semifinal le ganó Santos de Brasil 3-1 y finalmente alcanzaría un digno cuarto lugar al perder contra el Qatarí Al-Saad, desde los doce pasos.

Sanfrecce y Kashima han sido los últimos dos anfitriones presentes en el evento.