Justicia que tarda no es justicia

  Actualidad

Justicia que tarda no es justicia

Aún recuerdo con cierto horror la respuesta de Ricardo Patiño cuando fue canciller y dijo no oponerse a la medida del gobierno venezolano que decretó usar las armas ante las manifestaciones callejeras. ¿Qué dirá si estando en la calle, en plena manifestación en contra de la consulta popular, se le pone al frente un policía armado? Ya me lo imagino rasgándose las vestiduras por la libertad de expresión. Él quiere que un presidente pueda quedarse en el poder toda la vida. ¡Tan contradictorio en su historia política! Manifestante de las calles abanderando propuestas de democracia, pero, en y desde el poder, levanta la bandera de la perpetuidad y tiranía.

¿De qué sirve no robar si no se lucha para que la corrupción no quede impune? ¿Qué valor tan estéril, no? ¿Recordamos de qué corrupción hablamos? La de Odebrecht, la deuda con China, los sobreprecios de las carreteras, las casi setecientas obras inconclusas y los novecientos cincuenta y seis millones que no tenemos pero que se necesitan para terminarlas, los veintitrés millones de pérdidas por el manejo de medios de comunicación públicos e incautados. ¿Algún AP que llame a salir a las calles por justicia? No veo. Solo se ven correístas en modo “esperando que se bajen las olas para saber dónde nos acomodamos”, ¿no?

Los elementos reunidos para calificar judicialmente a Glas son hartos; no sé qué hay detrás de la acción judicial interpuesta para pretender dejar sin efecto el nombramiento de la vicepresidenta encargada, pero nada bueno luce.

Un asambleísta de AP aseguró ayer que la consulta pretende controlar los poderes y que puede entenderse como un golpe. No ha habido nadie que supere al gobierno correísta en control absoluto de poderes, lenguaje, comunicación y en sumas de dinero robadas por sus funcionarios.

La Contraloría y la Procuraduría se abofetean con demandas y acusaciones entre sí. La Fiscalía y la Justicia se defienden de las acusaciones que les han lanzado. En todo caso, el día de la justicia debe llegar y sin demora.