Actualidad

Javier Vasconez: “Ser solitario hoy es como escribir con pluma”

La vida del escritor ecuatoriano Javier Vásconez ha transcurrido entre hoteles. Su padre, que era diplomático y hombre de negocios, lo alojaba en hoteles de su país o del extranjero cuando viajaban.

Javier Vásconez: “Ser solitario hoy es como escribir con pluma”

La vida del escritor ecuatoriano Javier Vásconez ha transcurrido entre hoteles. Su padre, que era diplomático y hombre de negocios, lo alojaba en hoteles de su país o del extranjero cuando viajaban. Y era ahí donde este leía y escribía, pasatiempos que luego forjarían su carrera a futuro y con él, el panorama literario de nuestro país, del cual Vásconez es uno de sus principales exponentes.

De estas experiencias de la infancia nació ‘Hoteles del silencio’, su obra más reciente y en la que vierte un terror onettiano que incluye celos, secuestros y perturbadores llantos de niños.

“En los hoteles, que son mi fascinación, puede ocurrir cualquier cosa. Según en qué hoteles, hay drogadictos, amantes, trasnochadores sin escrúpulos ni pudor... Y hacia el amanecer se condensa una atmósfera de crímenes. ¡Si un hotel hablara!”, manifestó recientemente en una entrevista a diario El País.

Y en su nueva obra, definitivamente es el hotel el que habla.

Y es que ahí transcurren una serie de historias, entre ellas la de Jorge Villamar, personaje que nació en ‘La piel del miedo’, la novela inmediatamente anterior a esta nueva publicación. En esta, no obstante, el joven ha dejado ya la difícil adolescencia en la que padecía ataques epilépticos para convertirse en un hombre que mira la vida a través de la oscura trampa de los celos que le provoca Lola.

Junto a ellos pululan una serie de personajes que cargan sobre sus conciencias tramas irresueltas de un pasado agobiante, empecinados en reconstruir sus vidas signadas por una cadena de naufragios. En medio de estas historias, el terror es personificado por una ciudad sacudida por una aterradora sucesión de secuestros y asesinatos de niños.

Y mientras para algunos la novela es una pesadilla, o el relato de una mujer misteriosa, para el autor se trata de la narración de un amor y un silencio.

Este silencio es otro protagonista y uno que indudablemente ha acompañado a Vásconez a la hora de escribir, como él mismo lo dice.

“Mientras están solos, los solitarios son felices. Cuando salen al mundo es cuando están verdaderamente solos. Y en la soledad se hace la buena literatura. La literatura es soledad, y nada es mejor que la soledad en los hoteles”.

Pero añade que la soledad, hoy por hoy, es un lujo.

“Ser solitario hoy, con tanto ruido al lado, es como ser escritor con pluma”.

La obra se publicó con la editorial Pretextos, de España. Y de ese país, que acogió al autor en la infancia y la adolescencia, hay mucho, sobre todo de Madrid.

Pero en el libro el que prima es el Madrid del boom latinoamericano y de su juventud, a la que describe como ‘polvorienta y franquista’ y de la que, dice, sobreviven “el buen humor, la simpatía de la gente, la comida, el pan con tomate y la belleza de algunas damas”.

A esta ciudad regresó para presentar la obra. Durante el lanzamiento, Vásconez conversó sobre la novela con los periodistas José Andrés Rojo y Javier Rodríguez Marcos.

Durante la gira, el escritor ecuatoriano también presentó la novela en Barcelona. Y el mes pasado, ‘Hoteles del silencio’ tuvo su espacio en la Feria Internacional del Libro de Guayaquil.

Antes de que culmine el 2017, ‘Hoteles del silencio’ también se presentará en Quito, ciudad natal del autor, así como en la Feria del Libro de Guadalajara, en México.