El Jardin Botanico de Guayaquil

  Actualidad

El Jardin Botanico de Guayaquil

El domingo 18 de agosto, con mi hijo Juan Antonio y su familia, conocimos el Jardín Botánico de Guayaquil en Las Orquídeas, Av. Francisco de Orellana, cumbres del Cerro Colorado, en el Bosque Protector.

Me sorprendió un elegante busto de mi querido y buen amigo don Lutfallah Kozhaya, donante, en comodato a perpetuidad, de las 5 hectáreas en que está construido el jardín. La Fundación Ecuatoriana de Orquideología y el Jardín Botánico de Guayaquil le agradecen y rinden homenaje. Cuando ejercí (1978-1985) la presidencia de la Cámara de Industrias, tuve el privilegio de recibir de don Lutfallah Kozhaya, director, y muy respetado empresario, su respaldo y sabios consejos, cuando fuerzas antiempresariales querían destruir al sector productivo y me lanzaban furibundos ataques.

Arcadio Arosemena Gallardo, guayaquileño (87 años), promotor de la Orquideología (1975) escribió Ecuador y sus orquídeas. Con su cónyuge, Carmela Robles Uzcátegui, organizaron la Asociación Ecuatoriana de Orquideología. El Dr. Calaway H. Dodson (1927), orquideólogo casado con Piedad Mármol (guayaquileña), le aconsejó: “No hagas un orquideario porque no conseguirás apoyo. Haz un jardín botánico”. El Alcalde Antonio Hanna (20-II-1979) le autorizó conseguir el terreno y construir un orquideario-jardín botánico.

Árboles nativos, madereros, palmeras, cactus, frutales, plantas ornamentales, exóticas, 700 especies de orquídeas, 67 variedades de mango. Maíz, banano, cacao, café, caña de azúcar, palmas, pinos, fruta de pan, bonsáis. Avistamiento de aves, criadero de mariposas, papagayos, guacamayo, loro, mono, ardilla, peces, tortugas terrestres y acuáticas. Miembro del Botanic Gardens Conservation Internacional (BGCI).

Arosemena realizó en Guayaquil la Exposición Mundial de Orquídeas (7-12-II-2017). Con Roberto Estrada, Cecilia de Jurado y Max Konanz publicaron (1988) Orquídeas de la costa del Ecuador. Gestaron la orquídea del Guayas: “Epidentrum bracteolatum” y la de Guayaquil la “Encyclia angustiloba”. La fundación necesita ayuda urgente.