Jaime Nebot: “Ojala que la apertura al proyecto se concrete en la aprobacion”

  Actualidad

Jaime Nebot: “Ojala que la apertura al proyecto se concrete en la aprobacion”

Nebot propuso a la Asamblea el Proyecto de Ley para el Fortalecimiento de la Seguridad que armó con el Concejo Cantonal.

El Municipio local critica los niveles de impunidad y las facilidades para la recuperación de la libertad de los procesados.

- ¿Qué lleva al Municipio a presentar este proyecto de ley?

- La evidencia de una necesidad popular general no satisfecha y la conciencia de que la seguridad es el primer deber del Estado y el primer derecho del ciudadano. (...) Si no hay una derogatoria de las leyes prodelincuenciales, que en vez de beneficiar a la comunidad benefician a los delincuentes, en vez de beneficiar a las víctimas benefician a los victimarios, no puede haber seguridad.

- Cuando EXPRESO realizó un especial sobre la inseguridad, las autoridades encargadas de esa competencia dijeron que no había tal, que era “percepción”...

- Hay una tendencia a defender la labor de cada uno y eso es muy humano. Yo no puedo desconocer la labor de la Policía Nacional, pero todas estas opiniones hay que contrastarlas con lo que opina la gente.

- ¿Hacia dónde se apunta con el proyecto?

- El objetivo es terminar un mecanismo que en vez de garantizar los derechos, la vida y los bienes de los ciudadanos, garantiza que los detenidos por robo, secuestro, violación o asesinato (los delitos más cometidos) salgan de la cárcel a una velocidad indignante.

- ¿Cree que estas reformas deberían ir de la mano con cambios en el sistema de justicia?

- No puedo satanizar a la justicia. Aquí el beneficio al delincuente no es problema del fiscal ni del juez, es que la ley se lo está dando.

- ¿Invitó a representantes de la Función Judicial a participar en la creación de este proyecto?

- No, porque yo creo que este es un tema que lo conocemos todos y todos tenemos una opinión. Estoy seguro de que hay muchísima gente a favor de este proyecto y uno que otro que estará en contra, y lo respeto.

- Hay preocupación por parte de constitucionalistas en lo que respecta a la propuesta de impedir las medidas cautelares sustitutivas. Dicen que es inconstitucional y que nos haría volver al pasado, cuando había gente encerrada por más de una década sin sentencia...

- Estamos respetando, en la caducidad y en la aplicación de la prisión preventiva y su alternancia, la Constitución; pero estamos regulando en la ley esa aplicación. Igual que la ley es regulada por los reglamentos. Déjeme ser más claro: si tengo que escoger entre la Constitución y la vida de la gente, escojo la vida de la gente. Punto.

- El asambleísta Henry Cucalón, de su partido y quien es parte de la Comisión de Justicia, adelantó que había ya una lista de cambios al Código Orgánico Integral Penal. ¿Por qué no incluir allí el proyecto?

- Henry Cucalón es parte de este proyecto desde el principio. Yo he sido legislador dos veces. Conozco el Poder Legislativo desde adentro y había un dicho que espero que ahora no esté vigente: “Si usted quiere matar un proyecto o una iniciativa, mándelo a una comisión”. Esto es puntual. Esto es para hoy, para ayer debió haber sido, porque esto, a juicio de la gente, esto es la inseguridad.

- Legisladores coinciden en que la lucha contra la inseguridad debería ser una política de Estado, pero no se ha tocado el tema en la Asamblea porque hay asuntos “más importantes”. ¿Cree que su visita a la Asamblea es un empuje para que esta petición de la ciudadanía sea tomada en serio?

- No soy vanidoso para creer eso, pero sí quisiera hacer una pregunta: ¿Hay un tema más importante que la vida de la gente?

- Ahora mismo, una de las prioridades es la corrupción...

- Son monotemáticos, no saben hacer más de una cosa al mismo tiempo. Si yo tuviera que escoger, hay una que es primero, la vida de la gente.

- ¿Cree que haber ido a Quito personalmente le garantiza que el proyecto no quede en nada?

- A mí nada me garantiza eso. Hay que preguntarles a los que serían causantes de que esto no pase, pese a que lo quiera la gente, cómo le van a responder y cómo le van a seguir pidiendo votos si ni siquiera son capaces de proteger sus vidas. Nada lo garantiza, más bien me sorprendería que pase.

- Eso significa que no descarta una desilusión...

- No, yo no me desilusiono en política. Yo hago lo que tengo que hacer y creo que he logrado muchas cosas. He notado mucha y variada apertura de distintas tiendas políticas. Ojalá que la apertura al proyecto se concrete en la aprobación y vigencia de este, porque de buenas intenciones, hay un viejo dicho, está empedrado el camino al infierno.

- La idea de la propuesta es que se adopte completamente. ¿Qué pasará si la Asamblea decide solo aprobar algunos de los ejes enviados?

- ¿Usted cree que la vida de la gente se debe proteger a medias o que tener medio vehículo sirve? Es lo mismo.

- ¿Y si el escenario fuera aún más turbio y la Asamblea Nacional ignorara el proyecto? ¿Tiene un plan B?

- Sí, negarles el voto. Promover que al que no es capaz siquiera de cumplir con eso, la gente le niegue el voto. Por supuesto, democráticamente. Creo que no se necesita que esté en el programa de nadie hacer lo necesario para castigar a los delincuentes y proteger a los ciudadanos. Entonces, si alguien ya no es capaz siquiera de defender la vida de la gente, yo no creo que haya mucha gente capaz, si está consciente de eso, de votar por personas que ni siquiera le protegen la vida.

- Activistas creen que la inseguridad no se saldría de sus límites si se luchara por la igualdad. Atribuyen sus causas a la desigualdad, sobre todo en Guayaquil. ¿Qué les responde?

- Esta ciudad, y no lo digo yo sino el INEC, es la menos inequitativa del Ecuador. La ciudad que más ha reducido la pobreza en los últimos años, pese a la crisis y pese a que tiene una característica: todo el que tiene problemas en otra parte, que no tiene empleo, es pobre en otra parte, viene aquí. O sea, nosotros importamos pobreza y desempleo. Y sin embargo, asimilando esa migración, que es positiva porque es sangre nueva, porque es gente que quiere progresar, trabajar, crecer y por eso viene... pese a eso, y pese a arrastrar lo que arrastramos, esta ciudad tiene el mayor índice en reducción de la pobreza y menor índice en materia inequitativa. Y lo último, hablar es muy fácil. Las loras también hablan. Hacer es lo difícil.

La propuesta

Artículo 2

Las medidas no privativas de libertad se aplicarán siempre y cuando el sujeto activo del delito o presunto delito no haya cometido una infracción penal del mismo rango ni haya sido sujeto de reiterada prisión preventiva por otra infracción.

Artículo 5

En este artículo se proponen doce reformas al COIP, entre estas imponer la pena máxima prevista en el tipo penal al sujeto que reincida en la comisión de un delito por el que antes fue declarado culpable.

Artículo 3

Vencido el plazo de caducidad de prisión preventiva, los jueces ordenarán la privación de la libertad del mismo sujeto, siempre y cuando por las actuaciones procesales no se hayan desvanecido los indicios o elementos de convicción que la motivaron.