Iza retoma la protesta, pero no se libra de un proceso judicial

  Actualidad

Iza retoma la protesta, pero no se libra de un proceso judicial

El 4 de julio el dirigente irá a juicio directo por paralizar un servicio.  Su defensor, Carlos Poveda, dijo a la jueza que no cerró la Panamericana

Paro
Manifestantes. Cientos de indígenas y comuneros llegaron a Quito ayer.Angelo Chamba

En 2019 la justicia le sonrió a Leonidas Iza, actual presidente de la Conaie. Su participación, en vivo y en directo, en el secuestro de policías y periodistas durante las violentas jornadas que dejaron media docena de muertos y más de 1.500 heridos no le representó un proceso penal.

Sin embargo, casi tres años después, su convocatoria al cierre de la carretera Panamericana E35 en una nueva jornada de protesta le puede significar entre uno y tres años de cárcel por la paralización de un servicio público.

Se definirá el 4 de julio en la Unidad Judicial de Latacunga, en Cotopaxi, donde cerca de la medianoche del martes la fiscal Marisela Yánez le formuló cargos por el presunto delito durante la audiencia de calificación de flagrancia instalada por la jueza Paola Bedón.

Con la sustitución de la prisión preventiva solicitada inicialmente por la fiscal Yánez, concluyeron las cerca de 24 horas de aprehensión del dirigente indígena. Durante un mes Iza tendrá que presentarse los miércoles y viernes en la Fiscalía de Cotopaxi y no podrá salir del país.

Pasada la medianoche del miércoles, durante la madrugada de ayer el presidente de la Conaie dejó las oficinas ubicadas en el aeropuerto de Latacunga y fue recibido por sus simpatizantes, que le hicieron limpias purificadoras con hierbas.

Aunque la jueza Bedón calificó la legalidad de su detención, ocurrida la madrugada del martes en el sector de Pastocalle, Iza siguió cuestionando la actuación de la Policía con su aprehensión.

“Absolutamente no existía nada, todos los carros estaban pasando normalmente, nos hicieron una emboscada y prácticamente nos detuvieron de manera ilegal”, aseguró.

Fue el mismo argumento que esgrimió en la diligencia su defensor Carlos Poveda, también abogado del hacker australiano Julian Assange.

Eso a pesar de que la jueza reconoció las dificultades de movilización que sufrieron también cientos de personas, que tuvieron inconvenientes para llegar a sus trabajos y centros de estudio desde el lunes, día en el que se inició la paralización.

A pesar de ya encontrarse en libertad ayer, Iza asistió a una audiencia de habeas corpus en el Complejo Judicial de Latacunga, en la que el juez Rómulo Núñez no dio paso al recurso con el que buscaba una reparación integral.

flagrancia iza

La protesta sube a levantamiento al detener a Iza

Leer más

Luego mantuvo reuniones con sus simpatizantes y emitió anuncios para sus bases. Agradeció las muestras de respaldo y solidaridad por la que, insistió, fue una arbitraria detención. Acusó al presidente Guillermo Lasso de tratar de “imponer una violencia de Estado”.

Ratificó que la protesta seguirá hasta que se resuelvan los 10 puntos que motivaron las acciones. “Mientras no se hayan resuelto los problemas más sensibles, seguiremos sosteniendo la lucha que usted quiere convertir en un acto delincuencial”, espetó.

Para el dirigente, “está claro que hay una presión política” detrás de su detención. Y aunque él mismo se ufanó de los cierres y cortes de carreteras, dijo que cuando la Policía lo detuvo el martes por la madrugada “no hubo quema de llantas” y todos estaban transitando por la Panamericana.

Hasta el momento la protesta indígena ha dejado más de una docena de heridos, todos uniformados. En Limoncocha, Sucumbíos, 10 militares resultaron lesionados por evitar la toma de las instalaciones. En Latacunga, un policía fue herido con cortes en su cabeza. Un fiscal fue secuestrado y luego liberado. Siete policías permanecen secuestrados. Hay daños a instalaciones públicas y privadas en provincias como Cotopaxi, Azuay y Pichincha. Marchas

Los indígenas llegan a Quito

Una veintena de camiones y camionetas con sus placas cubiertas transportaron a cientos de indígenas de comunidades de Cotopaxi, que llegaron al sur de Quito. Se movilizaron por la avenida Maldonado gritando consignas en contra del gobierno. Recibieron donaciones de varios ciudadanos.

Amenaza

Movilización sostenida

Movilización indefinida y sostenida desde los territorios. Esa es la amenaza de Leonidas Iza para los próximos días. Su idea sigue siendo llegar a la capital para continuar con la protesta. “Invitamos a los hermanos de Quito, hay una clase que se cree dueña de Quito, no hay exclusivos ni propietarios” de la capital, señaló.