Actualidad

Instantáneas coronavíricas: ¿Será que Nebot todavía tiene pupo?

El líder socialcristiano renunció a la contienda electoral y ascendió a los cielos.  Ahora convoca una consulta popular con mil temas diferentes que se resumen en uno: él mismo

Jaime Nebot anuncia que no será candidato
Caudillo. Jaime Nebot depone su candidatura a cambio de convertirse en el dirimente de todas las disputas, un ángel sin pasado político alguno.EXPRESO

La consulta popular que propone Jaime Nebot, resumida por él mismo: sobre los fondos de la seguridad social, la atención de salud, los préstamos y las pensiones; sobre el desarrollo de la agricultura, la artesanía y la pesca artesanal; sobre la tecnología incorporada a la producción; sobre las reformas que requiere el sistema de comercialización para que beneficie al productor y no al intermediario; sobre la explotación minera y petrolera con “severo respeto”, así dijo, al medio ambiente; sobre la seguridad jurídica que atraerá inversiones; sobre los estímulos tributarios necesarios para incrementar las exportaciones; sobre la devolución del IVA y otros asuntos fiscales; sobre las rentas de los gobiernos locales y la sanción que merecerán los ministros de Finanzas que no las respeten… Todo eso, “fundamentalmente pero no solamente”. Es decir: todo eso y más. Casi nada. Es lo que el líder socialcristiano llama una consulta con preguntas “claras, pocas y sencillas”. Una consulta sobre todos los temas del país, es decir, sobre ninguno. Más exactamente, sobre uno solo: Jaime Nebot.

Propaganda de Jaime Nebot para las elecciones de 2021

Instantáneas coronavíricas: Morales empaña la semana de Nebot

Leer más

Lo importante es que la consulta, aunque carece aún de preguntas concretas más allá de esta interminable y dispersa lista de temas generales, ya tiene nombre: “Consulta para la prosperidad”. Vendedora marca se ha inventado el exalcalde. La consulta de Nebot nace como una propuesta publicitaria con él en el centro del candelero, aupando y respaldando lo que será, asegura, una iniciativa de “miles de personas” con quienes ha mantenido “largas, profundas y fructíferas conversaciones” y que, “en los próximos días”, iniciarán el trámite respectivo, planteando las preguntas a la Corte Constitucional para su aprobación.

¿Quiénes son estas personas? Aquí vuelve Nebot a despachar una enumeración astronómica de las suyas: “agricultores, ganaderos, pescadores, empresarios de turismo, comercio, industria, construcción, minería, exportación y también educadores, artesanos, profesionales, emprendedores, trabajadores, jubilados, transportistas, militares y policías retirados (vaya si es exhaustiva la lista), migrantes, entre otros, y además alcaldes, prefectos, juntas parroquiales y ciudadanos de toda condición”. En el tratado sobre ‘El vértigo de las listas’, de Umberto Eco, Nebot se merece un capítulo propio.

La consulta popular del líder socialcristiano es una curiosa operación por medio de la cual un eterno aspirante a la presidencia con mala fortuna decide que no necesita ganar las elecciones para atribuirse la representación política del país entero. “He resuelto -dijo en su alocución de renuncia a su candidatura- romper mis propias ataduras y hacer algo mucho más importante que ser presidente. Lo más relevante que me queda por hacer”. Romper ataduras: gesto titánico, prometeico, que borra por arte de magia el pasado de quien ha sido una de las figuras más representativas de la política ecuatoriana de los últimos 35 años y lo devuelve, purificado, esterilizado, impoluto, al seno del pueblo. Basta, para ello, una íntima y personalísima decisión. “He resuelto”, dice Nebot, y sanseacabó.

Nebot

Nebot: "He resuelto no ser candidato a la Presidencia, ni volver a serlo a ninguna dignidad"

Leer más

Habla Nebot de “la repugnancia cada día mayor” que siente frente a “la forma en que se hace política en este país” y es como si él nunca la hubiera hecho. Reencauchar a un astro del fútbol procedente de los círculos más corruptos del país, servirse de su popularidad para cosechar votos y convertirlo en máxima autoridad de una provincia sin el menor respeto por la calidad de la representación política; pactar con el correísmo el mantenimiento de un estado de cosas corrompido en el Consejo Nacional Electoral; condicionar un proceso de fiscalización a los propios intereses; intercambiar tus vocales de la provincia de El Oro por los míos de Pichincha… Todas estas cosas son, en realidad, asquerosas, y se entiende claramente la repugnancia de cualquiera. Pero ¿de Nebot?

“Ningún personaje, institución o ideología los ha sacado de la pobreza”, dice dirigiéndose al pueblo el político que durante 19 años fue alcalde de la ciudad más desigual y excluyente del país. Y tiene razón, a condición de que se incluya a sí mismo en esa lista. Pero él ya no está ahí. Él ya rompió ataduras y ahora propone “pasar por encima de todos los políticos, de todos los partidos, de cualquier presidente, asambleísta o funcionario local”, actuar directamente a través de una consulta popular y convertir el dictado de las urnas “en una obligación de inmediato cumplimiento respecto de la cual ni los grupos de presión, ni el presidente de la República, ni absolutamente nadie, ni los asambleístas, podrán decir ni pío”. Mágica fantasía de Nebot: mandar a callar a todo el mundo.

Comodín para mantenerse en el centro del escenario electoral aun sin ser candidato. Caramelo envenenado para dictar los temas del debate público e imponer políticas a quien resulte ganador de las elecciones. Caballo de Troya en el plan de gobierno del próximo presidente. La “consulta para la prosperidad” de Jaime Nebot incluirá los temas que hagan falta para mantenerlo en la palestra. La imagen del caudillo en la sombra, moviendo los hilos de la política desde la hacienda de El Cortijo, resulta una referencia obligatoria en esta coyuntura. En su alocución del jueves, el líder socialcristiano hizo algo más que deponer su candidatura a la presidencia. Mucho más: renunció a la contienda electoral para situarse más allá del bien y del mal. Ascendió a los cielos. Solo queda por averiguar si Jaime Nebot todavía tiene pupo.

20200603_132954

Jaime Nebot: "Carlos Luis Morales adjudicó los contratos cuestionados"

Leer más