Inapelable: prohibidos los Testigos de Jehova en Rusia

  Actualidad

Inapelable: prohibidos los Testigos de Jehova en Rusia

L a Corte Suprema de Rusia ha confirmado el lunes último la prohibición de los Testigos de Jehová, en contra de la apelación que había presentado la organización, que en el país es considerada una secta extremista.

Cultos. Vista de una asamblea de los Testigos de Jehová en Madrid.

L a Corte Suprema de Rusia ha confirmado el lunes último la prohibición de los Testigos de Jehová, en contra de la apelación que había presentado la organización, que en el país es considerada una secta extremista. “La Corte Suprema rusa ha decidido rechazar el recurso de la organización contra su prohibición”, dictaminó la decisión del alto tribunal citada por la agencia pública RIA-Novosti.

A finales de abril de este año, los Testigos de Jehová habían sido vetados en Rusia por la Corte Suprema, tras una demanda del Ministerio de Justicia que había observado en este movimiento milenarista “signos de actividad extremista”.

Esta decisión judicial abrió la vía a la liquidación de 395 comunidades locales de Testigos de Jehová en el territorio ruso, donde la organización asegura contar con unos 175.000 miembros, y la confiscación de sus bienes.

“Aunque nos esperábamos una decisión negativa, todo esto ha sido muy decepcionante”. Con estas palabras ha reaccionado el portavoz internacional de los Testigos de Jehová, David A. Semonian, a través de un comunicado enviado a la agencia de noticias France Presse.

“Solo podemos esperar que prevalezca una valoración justa de los hechos y que nuestro derecho de practicar en Rusia sea legalmente restablecido”, ha añadido Semonian. El portavoz del grupo en Rusia, Yaroslav Sivulsky, ha dicho que “la libertad religiosa en Rusia ha terminado”.

“Esto no es todavía el final”, ha asegurado por su parte el abogado de los Testigos de Jehová, Viktor Jenkov, citado por la agencia Interfax. “Vamos a apelar esta decisión ante la Corte Europea de los Derechos Humanos”, ha subrayado en un tono de preocupación.

Los Testigos de Jehová, es una organización fundada en 1873 en Estados Unidos por Charles Russell. Ellos se declaran cristianos. Pero a los ojos de la poderosa Iglesia ortodoxa rusa se trata de una secta peligrosa, en particular debido a la prohibición de las transfusiones de sangre seguida por sus miembros.

Rusia ya había ordenado la disolución de una rama de los Testigos de Jehová en 2004. Esta decisión fue considerada “injustificada” por la Corte Europea de Derechos Humanos, que condenó al país a pagar 70.000 euros en concepto de daños e intereses en 2010 en relación con este caso. Durante el régimen de Stalin, fueron prohibidos y miles de sus miembros deportados a Siberia.

Los Testigos de Jehová se enfrentan, en España y otros países, a múltiples denuncias policiales y judiciales por no actuar frente a los casos de abusos sexuales dentro de las congregaciones. Ellos lo niegan, pero documentos internos muestran que la organización cuenta con una suerte de justicia paralela, regida por principios bíblicos y en la que, sin acudir a las autoridades, se juzga, fiscaliza y sentencia (o absuelve) a los miembros que hayan cometido algún pecado. Aunque este pecado sea también un delito.