Una historia falsa

  Actualidad

Una historia falsa

Casi tira abajo la puerta al entrar. “¿Dónde está Roberto López?”, preguntó. “Aquí”, dije. “¿Qué hago?”. “¿A qué te refieres?”. “¿Pongo diputados o no?”. Un ejemplar de Vanguardia estaba sobre la mesa. En la última página había una encuesta según la cual el 85 % de las personas rechazaba al Congreso. “¿Quieres ganar las elecciones? Lánzate sin diputados. El razonamiento aquí es elemental: odio-amor. Si la gente odia al Congreso y tú no pones lista de diputados, la gente te ama y vota por ti. ¿Quieres perder? Hazle caso a ellos- señalé con el dedo. Ya se están repartiendo el país como de costumbre. Tienes 7 % según Vanguardia. Te garantizo que crecerás 20 puntos en 3 semanas”. Dudó por una fracción de segundo, me señaló con el dedo y dijo: “Vamos a hacer lo que dice Roberto López.” Se dio la vuelta y abandonó la reunión. Meses atrás, también me había hecho ir a Quito a decidir si convocaba o no la Constituyente. Tuve que pelearme con un moñudo bruto que me dijo: “Eres un audaz. Pones en riesgo la imagen del candidato”. No puedo mencionar las palabras que utilicé para decirle lo poco que me importaba dicha imagen. Pero reconozco que -cuando piensa- lo hace rápido y entendió que si me escuchaba ganaría. Al día siguiente en Teleamazonas lo anunció. Hizo “click” con el pueblo y por eso triunfó. Y solo se los cuento porque veo que nadie tiene una estrategia que le haya permitido crecer con semejante velocidad. Y me preocupa que nadie haga ese “click” con los votantes, porque -si no pasa- vamos a seguir en manos de esta gente. Recuerdo haber escuchado exactamente los mismos argumentos que ahora: al pueblo solo le preocupa parar la olla y el trabajo, no ninguna Constituyente. Y las burlas de los “analistas” a los que les dije que ganaría. No podemos permitirlo. Ahora hay adictos de 7 años, el país está lleno de drogas, nos endeudó “hasta las patas” y nos vendió el petróleo hasta el 2026. ¿Más razones? Hablaré con los ángeles o con el diablo para tratar de convencerlos de que -lo que a él le funcionó- funcionará otra vez. Y alguien entenderá que se gana con votos, no con alianzas.

Twitter:@DrRobertoLopez2