No hay para obras en las parroquias

  Actualidad

No hay para obras en las parroquias

Si la situación económica es complicada para las prefecturas y municipios, ni se diga para las juntas parroquiales. Varios representantes del nivel más pequeño de gobierno coinciden en que los recursos económicos que llegan del Estado les alcanza para

Si la situación económica es complicada para las prefecturas y municipios, ni se diga para las juntas parroquiales. Varios representantes del nivel más pequeño de gobierno coinciden en que los recursos económicos que llegan del Estado les alcanza para lo justo, es decir para pagar sueldos, Seguridad Social, deudas con el Banco del Estado y se acabó el dinero. “En este año no podemos ejecutar nada porque estamos complicados por el tema de las asignaciones”, comentó a EXPRESO Juan Carlos Cabrera, presidente del Consejo de Gobiernos Parroquiales de Loja.

El también presidente de la junta parroquial de El Tablón, cantón Saraguro, se refiere a los retrasos en la entrega de los recursos económicos estatales. A diferencia de, por ejemplo, los municipios, la mayoría de juntas parroquiales no generan recursos propios y si lo hacen no es suficiente para solventar sus gastos. En otras palabras, las parroquias sobreviven de las asignaciones estatales.

La deuda con esta parroquia lojana corresponde a los meses de enero y febrero. Una situación igual afronta la parroquia de Jadán, cantón Gualaceo, provincia del Azuay. El retraso en la entrega de recursos los ha obligado a trabajar para pagar sueldos y obligaciones adquiridas, dejando de lado proyectos y obras como la vialidad rural.

“Es un problema grave. Es una situación crítica que ha detenido el desarrollo. No podemos avanzar. Estamos solo pagando sueldos”, comenta René Lucero presidente de la junta y titular del Consejo de Gobiernos Parroquiales de Azuay.

Los problemas propios de esta situación aún no llegan a las parroquias de Cañar, así lo manifiesta el presidente del Consejo de Gobiernos Parroquiales de esta provincia, Luis Flores. No cree necesario alarmarse porque el Gobierno “sea como sea nos va a cumplir con las asignaciones”.

Flores preside el gobierno parroquial de San Antonio, al que le adeudan enero y febrero. La prioridad en el gasto de esta parroquia será en la vialidad rural dejando otros proyectos como la construcción de casas comunales.

Consciente de la situación económica del país producto del bajón del precio del petróleo, el presidente del Consejo Nacional de Gobiernos Parroquiales Rurales del Ecuador, Bolívar Armijos, precisa que también hay presidentes de juntas parroquiales que no entregan a tiempo la información financiera al Ministerio de Finanzas por lo que se producen los retrasos. Según cifras proporcionadas por el funcionario, 391 gobiernos parroquiales no han recibido las asignaciones de diciembre por no entregar a tiempo la información financiera (la cifra bordea los 15,7 millones de dólares). Las restantes 428 parroquias puntuales con la información han recibido sus mensualidades hasta diciembre y esperan, en fin de mes, recibir las asignaciones de enero y febrero.