Actualidad

Gustavo Isch: “Nadie ganara en la primera vuelta”

Ha trabajado 25 años en comunicación política, pero tiene el perfil bajo. Ha asesorado a candidatos fuera del país. Gustavo Isch, consultor político, habló con EXPRESO sobre el panorama electoral.

Presidente de Estratégica Comunicaciones. Máster en Comunicación Política por la Escuela de Graduados de la George W. University. Docente y asesor de empresas multinacionales, instituciones públicas. Autor de libros y conferencista.

Ha trabajado 25 años en comunicación política, pero tiene el perfil bajo. Ha asesorado a candidatos fuera del país. Gustavo Isch, consultor político, habló con EXPRESO sobre el panorama electoral.

¿Tiene algún candidato la posibilidad de ganar en la primera vuelta?

Nadie tiene números para ganar en la primera vuelta. El tablero electoral está estructurado por las tendencias y el peso electoral. Esto obliga a que el binomio de CREO sea de Quito, por el valor simbólico y el número de votos, mientras que la ID escogerá entre Guayas y Manabí. Eso es muy interesante, nunca hemos tenido ningún binomio manabita.

¿Lenín Moreno tiene más posibilidades que los otros contrincantes?

A diciembre de 2015, Moreno superó el 60 % de la intención de voto, pero en abril bajó al 37 % y ahora está en el 27 %. La candidatura de Guillermo Lasso, de CREO, que lleva cinco años de posicionamiento, se acerca al 30 %. Pero la candidatura de Cynthia Viteri, del PSC-MG, le ha bajado al 22 %. Mientras que Moncayo está en ascenso y solo tres días después de su lanzamiento como candidato obtuvo el 12 %.

El 50 % de los votantes está indeciso. ¿Quién de ellos podrá captar esos votos?

Al oficialista le resultará muy difícil quedarse con el electorado indeciso. Escogió al peor binomio de las elecciones, Jorge Glas. Moreno no genera confianza y su credibilidad debe reconstruirse. Además, su candidatura choca con el hartazgo de la ciudadanía al estilo de hacer política de Rafael Correa. No es suficiente cambiar los colores de PAIS y su iconografía, ni siquiera dar la mano y llamar al consenso.

¿En este panorama Guillermo Lasso queda en stand by?

Tiene oportunidades de recuperarse en el manejo de su campaña limpia y de manual de comunicación política. No es un líder carismático, no genera una simpatía ni acercamiento con el electorado. Es un candidato blanco, que se viste de ese color, y ha cambiado su discurso teocrático. No conecta con la gente ni seduce ni apasiona.

¿Por qué Jaime Nebot quemaría a Cynthia Viteri como candidata presidencial?

Porque un candidato presidencial arrastra a sus aspirantes a la Asamblea. Allí la oposición necesita una mayoría de contrapeso al oficialismo para derogar leyes que perjudican a sectores de los empresarios, de opinión y sociales. También porque si algunas organizaciones no llegan a ocupar ese espacio desaparecen del escenario político ecuatoriano.

¿Pero la dispersión política puede favorecer al oficialismo?

Es una mentira prefabricada, es un error tener discursos positivos de los candidatos rivales. Eso cala en la gente y nadie votaría por un líder que hable bien de su contrincante. Las campañas se ganan con votos, no con encuestas.