Guillermo Ayala: “El acta es importante, pero no es nuestra expectativa”

  Actualidad

Guillermo Ayala: “El acta es importante, pero no es nuestra expectativa”

El jueves, el Municipio habló con representantes de vía a la costa para acordar que las canteras tendrán que firmar un acta de compromiso para reducir los efectos contaminantes.

Hasta el momento ha liderado dos marchas pacíficas para reclamar obras para la comunidad y la salida de las canteras.

Marchas y reclamos formales, protagonizados por residentes de vía a la costa, obligaron al Municipio a exigir a las canteras, mediante un acta de compromiso, la mitigación de los efectos contaminantes de la explotación. Sin embargo, desde la Federación de Urbanizaciones del sector -que realizan hoy su tercera marcha pacífica- el pedido final es el cierre definitivo de las operaciones mineras. EXPRESO habló con su presidente.

- Pese a la decisión de la Alcaldía de clausurar a las canteras que no se acogieron al acta de compromiso, para mitigar los efectos de la minería, ustedes realizarán una marcha. ¿Por qué? ¿No están convencidos?

- La marcha continúa porque, si bien es cierto que las decisiones que ha tomado la alcaldesa fueron inmediatas, lo que nos complace mucho, la marcha no es en contra del Municipio ni de la alcaldesa. Siempre ha sido a favor. Ahora vamos a respaldar esta decisión y reforzaremos.

- Entonces, ¿qué se buscará con las marchas?

- Nuestro reclamo es contra la contaminación ambiental. Tenemos polvo; ruido, propio de las canteras; malos olores, de la contaminación de la industria y contaminación visual con los rótulos que nos han puesto en las vías.

- ¿Quedan conformes con la decisión municipal de hacer que las canteras firmen un acta de compromiso o cuál es el objetivo final?

- Nuestra petición, presentada al Municipio, es fijar una fecha a las canteras para que cierren sus operaciones. El acta de compromiso es importante, pero no llega a nuestras expectativas. Hay ciudadelas que tienen a dos cuadras la cantera, entonces ya no es compatible. Este pedido lo hacemos conscientes de que fue el Municipio el que otorgó el permiso de uso de suelo para estas urbanizaciones. Si ellos sabían que no eran compatibles, o se permitía lo uno, pero no los dos. En este caso han permitido ambas, ahora nosotros pedimos que cesen las operaciones de las canteras.

- ¿Qué pasará si no se cumple con este pedido o con los acuerdos a los que se ha llegado recientemente?

- Mientras se trabaje en el proceso de cierre total, vigilaremos que se cumpla con los requisitos del acta de compromiso. Y si no se cumple, bueno, seguirá escalando nuestro nivel de protesta y tomaremos otro tipo de acciones.

- ¿Como cuáles...?

- No le puedo mencionar por ahora... Pero tendremos que escalar el nivel de reclamo, eso es seguro.

- ¿Cuánto tiempo esperarán para que se dé el cierre definitivo de las canteras?

-Entendemos que hay concesiones establecidas. En una reunión que tuvimos nos enteramos que hay concesiones hasta el 2030. Pero nos damos cuenta que estas fechas han sido cíclicas. Cuando empezaron los problemas, fijaron concesiones hasta 2008, luego hasta 2015 y ahora 2030, entonces es un juego todo esto. No vamos a permitir que se renueven las concesiones que ha hecho el Estado.

- ¿De qué manera puede el Municipio ayudar en este tema?

-En la marcha del sábado (hoy) pediremos que la alcaldesa lidere la articulación de los ministerios que tienen que ver con este asunto de las canteras (Ambiente, Senagua, Minería y Arcom).

- ¿Cómo ve el apoyo de los residentes de vía a la costa en estas movilizaciones?

- La comunidad ha entendido que tenemos problemas graves. Y ellos también han visto que la unión de un reclamo funciona bajo una organización como es la federación, que está en trámite para tener personería jurídica. Por eso podemos decir que tenemos el respaldo de las urbanizaciones y de sus residentes. Fueron 15 años de reclamos individualizados, pero con la integración de un frente se ha logrado un seguimiento constante de los problemas.

- En su primera marcha no tuvieron mucha acogida, ¿por qué?

- Sí tuvo acogida, lo que ocurrió es que nos dispersamos por un malentendido en la planificación logística. Habíamos quedado en reunirnos en el centro de acopio, pero los malos olores hicieron que la gente se dispersara. De cada ciudadela salieron alrededor de 50 personas, somos 20 ciudadelas.

- ¿Qué más está pendiente en vía a la costa?

- Queda este tema importantísimo de las canteras; la movilidad, el retiro de vallas que obstaculizan el paso y distraen a los conductores, los malos olores que emanan las industrias, la contaminación por los malos olores de las aguas. En este último tema, el Municipio tiene que tomar medidas drásticas porque son las propias empresas y residencias las que arrojan las aguas servidas, tratadas y no tratadas, por los canales.