La guerra de taxis deja 592 ‘bajas’ en un mes

  Actualidad

La guerra de taxis deja 592 ‘bajas’ en un mes

En la nómina de vehículos sin títulos habilitantes estaban unidades que operaban con el sistema de plataformas digitales no autorizadas en Guayaquil, como Uber y Cabify.

Usuarios de aplicaciones como Uber comentaron sobre los inconvenientes que tienen para acceder al servicio de movilización. Una de las causas es la disminución de unidades por los controles.

Desde el 3 de julio pasado (día de su apertura) hasta la fecha, el Centro de Retención Vehicular (CRV) de Los Vergeles reportó el ingreso de 592 automotores que operaban como taxis informales. De esa cifra, 315 ya fueron retirados por sus dueños.

En la nómina de vehículos sin títulos habilitantes estaban unidades que operaban con el sistema de plataformas digitales no autorizadas en Guayaquil, como Uber y Cabify.

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) analiza los mecanismos que permitan contrarrestar el uso de aplicaciones irregulares. La estrategia reemplazará a los operativos que se efectuaron hasta hace dos semanas para esos fines.

“A diferencia de los taxis piratas, resulta difícil identificar en la calle a quienes utilizan dichas aplicaciones”, indicó Édgar Lupera, director de Gestión de Infracciones y Servicios de Tránsito de la ATM.

Diario EXPRESO intentó contactar al general Luis Lalama, director de Control Operaciones de Tránsito, para que explicara la estrategia, pero ayer no fue posible ubicarlo.

Sin embargo, conductores consultados por este medio comentaron que el procedimiento consiste en la creación de perfiles como usuarios en las plataformas, en donde participan agentes civiles de tránsito.

“Una vez que logran contactar al chofer, el uniformado averigua detalles hasta confirmar el uso de una aplicación digital, para inmediatamente proceder a la retención del vehículo”, explicó un conductor de un taxi ejecutivo que prefirió reservar su nombre.

El presidente de la Unión de Cooperativas de Taxis del Guayas, George Mera, considera que en cierta manera van ganando la batalla a las aplicaciones, a través del retiro del Registro Único de Contribuyente (RUC) a las empresas Easy Taxi y Cabify, tras las movilizaciones que protagonizaron entre junio y agosto del presente año.

El dirigente aclara que aquello no significa que estén confiados. Informó que en el Congreso Nacional del Taxismo, a desarrollarse el 17 y 18 de agosto en El Coca (Orellana), los delegados de las 1.500 cooperativas exigirán un mayor control a la movilización informal.

Mera no descarta movilizaciones, nacionales o en provincias, en caso de que no reciban apoyo de las autoridades.

“En el caso de Guayaquil, la ATM debe intervenir más, hasta identificar a las empresas que están detrás de las aplicaciones ilegales”, expresó.

Mera advirtió que los taxistas regulados que sean descubiertos usando aplicaciones no autorizadas serán expulsados de la cooperativa y de la Unión.

Pero la plataforma Uber no se da por vencida. Su vocera, Martha Castro, señaló que llegaron a Guayaquil “para apoyar la transformación de la movilidad hacia el futuro”. Están dispuestos a dialogar con las autoridades “y trabajar de la mano, para contribuir con sus planes de ciudades inteligentes”. Es decir, seguirán laborando.