Actualidad

Guayaquil, voluntariado y beneficencia

La sociedad guayaquileña es la resultante de una mezcla de nacionalidades que la enriquecieron con las diversas culturas y la pujanza propia del emigrante, el cual hizo del comercio su medio de vida y de la solidaridad un medio de supervivencia, en el área de salud, en unos casos, y de desarrollo en lo educativo, en otros.

Esa solidaridad, como deseo virtuoso y compulsivo de familias guayaquileñas adineradas, convierte a la beneficencia en parte del ADN del guayaquileñismo.

Las instituciones de voluntariado guayaquileñas surgen históricamente ante la adversidad y la necesidad de suplir las deficiencias e ineficiencias de una burocracia lejana, propia de gobiernos donde el centro de poder, decisión y gestión, no solo está distante en lo geográfico, sino también en la atención de las necesidades de la ciudad-puerto.

Es así como el 17 de agosto de 1835 nace el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, integrado por jóvenes voluntarios; el 21 de noviembre de 1849, para ayudar a la educación de los niños y jóvenes de escasos recursos económicos, un grupo de benefactores guayaquileños funda la Benemérita Sociedad Filantrópica del Guayas; el 29 de enero de 1888, con aportes voluntarios de distinguidas familias guayaquileñas, se funda la Junta de Beneficencia de Guayaquil, con su hospital Luis Vernaza; el 4 de octubre de 1905 un grupo de benefactores guayaquileños funda la Benemérita Sociedad Protectora de la Infancia, con su Hospital de Niños León Becerra, y el 7 de diciembre de 1953, un grupo de notables galenos guayaquileños funda la Sociedad de Lucha contra el Cáncer - Solca.

La beneficencia, el voluntariado y las instituciones que la conforman son parte de la identidad de Guayaquil y de los guayaquileños, por lo que cualquier acción u omisión del poder central que las ponga en riesgo de desaparecer se constituye en una agresión a la ciudad y a la esencia del guayaquileñismo, haciendo de su defensa la cruzada de autoridades locales, seccionales y de la ciudadanía toda, recurriendo incluso a la conformación de asambleas ciudadanas, de ser necesario.