Ganara Keiko Fujimori la presidencia del Peru

  Actualidad

Ganara Keiko Fujimori la presidencia del Peru

Votación. Fujimori en Lima, el 10 de abril, en la primera vuelta electoral.

Recordemos que Alberto Fujimori gobernó Perú durante diez años (1990-2000). Habiendo sido reelecto democráticamente, decidió declararse dictador y disolver el Congreso (1992). En tales circunstancias se convocó en la OEA a reunión de ministros de Relaciones Exteriores con el objeto de sancionar a Perú por haber violado los principios democráticos en los que se inspira la Carta. Fujimori, dando un golpe de audacia, se presentó en la sesión convocada y logró convencer a los ministros asistentes de que no se proceda a sancionar a Perú, pues él ofrecía convocar inmediatamente a nuevas elecciones.

En el 2000, al comienzo de su tercer periodo, y en medio de grandes manifestaciones en su contra, viajó a Japón y de allí envió al Congreso su renuncia a la presidencia. En 2005 se trasladó a Chile para poder defenderse mejor de la gran cantidad de juicios que se le iniciaron por violación de los derechos humanos, asesinatos, corrupción, etc. Chile lo extraditó y Fujimori ingresó a la cárcel en Lima, donde cumple 25 años de condena.

Su logro mayor en el campo internacional fue conseguir la aprobación del Protocolo de Río de Janeiro por parte del Gobierno ecuatoriano, en esa época presidido por un débil mental y por un canciller que a cualquier precio quería cerrar las fronteras.

Surge Keiko. Como Fujimori se había divorciado de su esposa mientras era presidente, su hija Keiko, a los 19 años, desempeñó las funciones de primera dama y asistió a diversas reuniones internacionales, junto con las primeras damas de otros países. Estudió en una universidad del estado de Nueva York (y también en Boston) Administración de Negocios y más tarde obtuvo la maestría en la Universidad de Columbia.

Ingresó a la política activa y fue designada legisladora con la más alta votación. Posteriormente, se lanzó a la presidencia compitiendo con el actual jefe de Estado, Ollanta Humala, quien le ganó en la segunda vuelta.

Todos nos preguntamos cómo ha llegado Keiko a semejantes posiciones. De lo que hemos investigado, ella tuvo la habilidad de separarse de los políticos que trabajaron con su padre y se introdujo en el elemento popular identificándose, pese a su aspecto racial, como una verdadera ‘chola peruana’.

Por otro lado, su hermano acaba de ser electo congresista con la mayor votación y no sorprendería que logre la presidencia del Congreso.

su competidor. Keiko compite con un distinguido economista, Pedro Pablo Kuczynski, quien ha sido en varias ocasiones ministro de Hacienda y a quien se debe bastante por la actual situación económica de Perú. Aunque Humala termina con un bajo índice de popularidad, tuvo la habilidad de separarse desde los inicios de su mandato de sus vínculos con Hugo Chávez, de quien se dice que lo apoyó hasta económicamente.

Mario Vargas Llosa, desde España, está realizando una campaña muy dura contra Keiko, hija de quien lo derrotara cuando compitió en las elecciones para presidente en 1990. Él mismo no se explica cómo el pueblo peruano puede ser tan olvidadizo.

En todo caso, en la segunda vuelta del 5 de junio compite el populismo de derecha contra la derecha intelectual. Quien resulte ganador no podrá apartarse de la política económica que ya han conducido tres presidentes anteriores.

¿Y el socialismo del siglo XXI? Con lo que está sucediendo en Brasil, donde la señora presidenta pese al apoyo de su padrino político, Inácio Lula da Silva, quien fuera uno de los líderes más prestigiosos del mundo, acaba de ser derrotada en la Cámara de Diputados con un amplio margen y no sorprendería que lo mismo vaya a suceder en el Senado brasilero, exponiéndose a un juicio en el que puede ser destituida. No olvidemos que hoy Brasil está, casi, en bancarrota, después de haber sido un país candidato a ingresar al grupo de los grandes Estados que casi podríamos afirmar manejan la política y la economía de carácter internacional.

Además, los brasileros tienen que cumplir dentro de pocos meses el compromiso de ser sede de las Olimpiadas, la fiesta más grande que existe en el deporte. Los seguidores del socialismo del siglo XXI se quedan cada vez más solos.