Actualidad

Un futuro marcado por EE. UU. y China

Ejecutivo. El presidente de China, Xi Jinping, es positivo con el 2017.

Los choques externos influyeron en la economía 2016 del país, según el Gobierno. Desde ese punto de vista, ¿qué pasará en el 2017?

Al menos tres influencias no pintarán un mejor futuro: el dólar seguirá fuerte frente a las monedas del mundo, lo que hace perder competitividad a los productos exportables de Ecuador. Segundo, el precio del petróleo no llegará a los $ 100 como en 2014 y eso afectará a las economías que dependen del crudo como Ecuador. Tercero, es posible que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, complique la situación de América Latina y de ello no se salve Ecuador.

Otra influencia es la asiática. A partir de enero de 2017, China realizará un ajuste de tarifas de importación y exportación que incluye una reducción de aranceles a múltiples artículos, entre ellos productos típicos de países latinoamericanos y caribeños, según un informe del Ministerio chino de Hacienda.

A juicio de la investigadora del Instituto de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales, Yue Yunxia, la medida implementada por la nación asiática tendrá un impacto positivo en las economías latinoamericanas y caribeñas.

El presidente de China, Xi Jinping, anunció ayer que 2017 será un año crucial para llevar a cabo reformas estructurales en áreas clave para la segunda economía mundial como las empresas públicas o la seguridad social.

Las declaraciones de Xi contradicen lo pronosticado por la mayoría de observadores de la economía china, que anticipan escasos progresos reformistas durante 2017 por la celebración en el próximo otoño del Congreso del Partido Comunista de China (PCCh), que podría hacer que las autoridades minimicen los riesgos.  LZA