En la frontera sur, la lucha también es ante el contrabando

  Actualidad

En la frontera sur, la lucha también es ante el contrabando

En Limones, parroquia limítrofe con el Perú, las medidas de bioseguridad van acompañadas de control delictivo.  La vigilancia es en distintos puntos

contrabando
Policías y militares vigilan uno de los sitios de Limones por donde suele ingresar y salir mercadería.Freddy Inga

El avance del COVID-19 (coronavirus) en el territorio ecuatoriano, y la declaratoria de medidas como el toque de queda, para frenarlo, está cambiando la forma de vida de la gente, y a la vez tiende a mejorar a la sociedad en aspectos como la seguridad ciudadana.

Concretamente, las acciones de control policial y militar en las calles están permitiendo una mejor vigilancia y prevención de actividades delictivas y la detección de nuevos métodos para evadir los controles.

Dentro de la provincia de Loja, uno de los puntos vulnerables donde han efectuado constantes operativos, es en la parroquia Limones del cantón Zapotillo, donde autoridades, militares y la Policía han realizado una serie de visitas a los diferentes barrios, efectuando controles.

Foto 2_Ecuador Sin Contrabando

El contrabando golpea al sector textil y tabacalero

Leer más

En esta población, la lucha no es solamente contra la pandemia, sino también ante el contrabando, al que se le está poniendo “mano dura” y, en especial, de productos que vienen desde el vecino Perú, lo que afecta directamente en la economía de cada uno de los productores locales.

Además, el salvoconducto otorgado por las autoridades a quienes transportan y comercializan alimentos como papa, cebolla, ajo y otros, está siendo utilizado de manera incorrecta en muchos casos, según las autoridades.

De momento no se ha proporcionado cifras de casos de contrabando y mal uso del permiso de circulación, detectados en lo que va de la emergencia sanitaria.

“El contrabando es muy difícil de controlar y se ha tomado la decisión de cerrar las vías con varios montículos de tierra, para ello hemos notificado a cada uno de los dueños sobre la acción a realizarse y hemos coordinado con los efectivos peruanos y el ejército peruano ”, manifestó Vinicio Requena, presidente del GAD Parroquial de Limones.

Según las autoridades, el estado de excepción, incluido el toque de queda, ha permitido no solamente luchar contra la propagación del virus mortal, sino a propender a una sociedad más ordenada y segura.

“Todos queremos ir a ver a nuestras familias pero es necesario que todos pongamos de nuestra parte desde nuestros hogares y no desmayaremos en cada una de las acciones que estamos realizando”, puntualizó Requena.

Dentro del trabajo que también se viene realizando en Limones está la desinfección de calles y viviendas, asimismo se tiene programado entregar raciones alimenticias a personas de escasos recursos económicos. Los productos a donar se han conseguido mediante autogestión por parte de quienes integran el gobierno parroquial, subrayó el dirigente.