Francisco Garcia: “La Asamblea debe reaccionar y establecer condenas fuertes”

  Actualidad

Francisco Garcia: “La Asamblea debe reaccionar y establecer condenas fuertes”

En Guayaquil los robos continúan y van en aumento, tal como lo evidenció ayer EXPRESO. Este Diario dialoga con el presidente de la Cámara de la Pequeña Industria de la provincia, cuya sede está en la ciudad, para conocer su postura frente a la situació

Francisco García es catedrático e ingeniero industrial.

Este gremio congrega a las micro, pequeñas y medianas empresas de la provincia del Guayas, que constan entre las más afectadas por la inseguridad. No solo por los delitos que se cometen en ellas, sino porque para protegerse, deben invertir grandes sumas de dinero desde que inician su negocio. ¿Cómo lidian entonces con el problema? ¿Qué sacrifican? García, cuya sede de la Cámara que representa ha sido visitada por los delincuentes tres veces en tres años, lo detalla a EXPRESO.

- ¿Qué tan afectados están respecto al tema de la inseguridad? ¿Son un blanco fácil?

- Sí, pero el problema más que en la misma ciudad, que es donde también nos vemos afectados, se perciben al salir de la ciudad: en la carretera. Nuestros miembros no tienen la garantía de que al salir y enviar determinada mercadería, no les van a robar. Entonces hay afectaciones por todos lados. Somos 1.000 miembros y todos, al menos una o dos veces al año, hemos sido víctima de los atracos. Y para en algo resguardarnos, invertimos en una serie de equipos.

- ¿Cuánto?

- Mucho. Y es que es doloroso lo que le voy a decir, pero incluso dentro de las mismas empresas hay delincuentes. Hay gente que no llega a colaborar, sino a delinquir, por lo que hay que invertir en cámaras, cercos y sistemas de seguridad, cuyos costos varían entre los $ 1.000 y $ 5.000. Un restaurante que recién empieza, por ejemplo, tiene que invertir mínimo $ 1.000 y para monitoreos básicos; y deben hacerlo porque son justamente este tipo de negocios, los vinculados con el turismo y que son abiertos al público, los más “atractivos” para robar. Por todas estas cosas, la gente ya no quiere ponerse una empresa industrial, sino que apunta a tener una de servicios, lo que tarde o temprano matará la economía nacional porque no tengo qué exportar. El caso se complica aún más para el pequeño comerciante, el de la Bahía, por citar un caso. La Bahía sigue siendo tierra de nadie. El miedo a ser atracado lo perciben todos.

- ¿Cómo mejorar la seguridad de estas personas o más aún de sitios similares donde el flujo de personas es enorme?

- Con organización, solo así puede determinado espacio ser mejor monitoreado. En Guayaquil deberían construirse más bahías o espacios donde los comerciantes puedan vender sus productos y sin miedo. Ellos tampoco están protegidos. Nadie lo está: ni el minorista, ni el mayorista, ni el cliente.

- Con la reanudación del Plan Más Seguridad, de reiniciar ¿el panorama cambiará?

- Este plan es vital, sí, y el Gobierno debería asociarse con este y otros municipios que estén organizados para permitir que lo lleven a cabo y más aún para asignarle los recursos necesarios para que se encarguen del tema. Sin embargo, la seguridad implica mucho más; incluso más que instalar cámaras que es algo que el Municipio ya está haciendo. Para frenar la problemática hay que trabajar a fondo.

- ¿En qué, por ejemplo?

- En los valores. Nosotros debemos ingresar con ellos a las escuelas y a todos los espacios municipales donde estén los niños. Lo digo por experiencia. Hago labor social en una fundación y he visto a niños con armas. No parece que eso pasará aquí, pero es así. Sembrar los valores en ellos, los ha ayudado a reinsertarse, salir de ese mundo. No obstante, hace falta más.

- ¿Mejores leyes acaso?

- Exacto. Y la mano dura de la Asamblea. ¿Hasta cuándo vamos a seguir con esas leyes que permiten que los delincuentes pasen por la Penitenciaría, como si esta fuera un Play Land Park, una montaña rusa, en la que sin importar si mataron o violaron, se van porque no hay sentencia. El país está dormido y debe reaccionar. La Asamblea debe tomar en cuenta lo que está pasando en Guayaquil y la provincia. Hay que trabajar en mejores legislaciones y condenas fuertes, y hay que hacerlo rápido porque hasta los mismos policías tienen miedo a demandar porque los jueces los liberan.

- ¿Qué pasará si no hay cambios o si incluso el Plan Más Seguridad no tiene luz verde?

Recordemos que el pasado 25 de julio el presidente de la República Lenín Moreno tuvo la oportunidad de referirse al tema cuando la alcaldesa Cynthia Viteri lo abordó, sin embargo, no hubo reacción...

- Estoy seguro de que algo se dará y al mismo tiempo de que si no es así, Guayaquil marchará. Y es que nadie va a permitir que sus hijos, las empresas y los pequeños negocios sigan siendo afectados. Guayaquil va a marchar entonces hasta obtener una respuesta favorable. Y si la alcaldesa no lo hace, va a tener la presión de todos los que integramos los gremios o intentan salir adelante. Lo cierto es que así como estamos hoy, no vamos a estar más. Es inconcebible vivir así.