Flexibilizacion o incremento salarial

  Actualidad

Flexibilizacion o incremento salarial

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

El desempleo es la mayor preocupación de los ecuatorianos.

Las cifras de subempleo y desempleo a nivel nacional se han incrementado, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. El empleo adecuado o “pleno”, aquel en el que el trabajador se encuentra enrolado en la nómina de una empresa y es beneficiario de la afiliación al IESS, disminuyó 2,8 puntos al pasar de 49,28 % en diciembre de 2014 a 46,50 % en el mismo mes del 2015. El denominado subempleo o “empleo informal”, en el cual el trabajador no está enrolado en la nómina de ninguna empresa, ni goza del beneficio de la afiliación al IESS, pasó del 12,87 % a 14,01 %. Tales cifras revelan que la política de “incentivo” a la generación de empleo ha fracasado y que la receta utilizada es inadecuada.

La creación de un seguro para el desempleo significa incrementar indirectamente la aportación de la existente prestación de cesantía, como lo expliqué en mi artículo anterior.

La contratación voluntaria de jornadas laborables de seis horas no es nueva, puesto que existe el contrato de jornada parcial, que admite jornadas inferiores a ocho horas.

La propuesta de contratos por seis horas, supeditando el reparto de utilidades a los socios de la empresa, luego de que se haya cancelado el equivalente a ocho horas por el trabajo de seis horas, es decir, pagar las dos horas no laboradas, no es otra cosa que el incremento salarial indirecto, en 114 dólares mensuales, considerando la mensualización de las décimo tercera y cuarta remuneraciones y fondos de reserva. Al respecto, si se aplica el in dubio pro operario al trabajador contratado bajo la modalidad de jornada laboral de seis horas, que labore 8, las dos horas restantes, deberían ser canceladas con el recargo económico del 50 % del valor hora, correspondiente a las horas suplementarias.

La propuesta presidencial no constituye una flexibilización, sino un endurecimiento de la política laboral y un incremento de remuneración, por lo que cabe la duda de “buena fe”: ¿se trata de una flexibilización o de un incremento salarial?

colaboradores@granasa.com.ec