La firma con la UE deja dudas en industria

  Actualidad

La firma con la UE deja dudas en industria

No es el fin del mundo. Lo dijo el presidente Correa y lo sostiene también el presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, Francisco Alarcón. Si el acuerdo con la Unión Europea no se firma ni se aplica antes de que finalicen las preferencias ara

La firma con la UE deja dudas en industria

No es el fin del mundo. Lo dijo el presidente Correa y lo sostiene también el presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, Francisco Alarcón. Si el acuerdo con la Unión Europea no se firma ni se aplica antes de que finalicen las preferencias arancelarias con el bloque, no será una tragedia, pero sí una complicación.

Por eso, la industria pide que se aclaren las garantías que ofrecerá el Estado, de acuerdo a lo planteado por el ministro de Comercio Exterior, Juan Carlos Cassinelli, para compensar la subida de aranceles.

“Sería bastante lamentable. El drawback ha sido bastante intermitente, también el Certificado de Abono Tributario con Estados Unidos. Es bastante tortuoso y no es una posición en la que el exportador ecuatoriano quisiera estar”, resume el panorama.

“El importador europeo puede, al sentirse inseguro, busca otros proveedores y para Ecuador, después, puede ser muy difícil desplazarlo”, anticipa.

Por eso, dice Alarcón, “habría que sentarse para entender bien qué tipo de garantías habría, para que el exportador se pueda comprometer con su cliente en Europa a cubrir cualquier diferencia”, añade.

Y en eso coincide el Gobierno. El ministro de Industrias y Productividad, Santiago León, reconoció ayer en un acto en Guayaquil del Centro Empresarial de Desarrollo de Negocios Ecuatoriano-Chino y Asia Pacífico.

“Estamos poniendo el esfuerzo para llegar a diciembre, pero en caso de no hacerlo, como Gobierno nos planteamos alternativas para que las exportaciones no pierdan la competitividad que han alcanzado en los últimos años, un instrumento que al sector privado le dé tranquilidad”, indicó el ministro.

El objetivo no solo es “mantener el mercado actual si no llegar a más” y para eso, se plantea el acuerdo.

En el camino aún hay asunto que resolver. “Las patentes, el ICE al licor, el Código de Ingenios... En realidad, todos los temas están encaminados. Ninguno es inquebrantable”, aclara León sobre los puntos de fricción que se han dado a conocer estos días. Y entre ellos, están los cupos de importación de vehículos. Un escollo que está en análisis para evitar lo que sí sería, para el representante de los industriales, el fin del mundo: que no se firme el