Finanzas ya registra la deuda con el IESS

  Actualidad

Finanzas ya registra la deuda con el IESS

Una parte de la cuenta está programada en este año. Los jubilados piden transparencia.

Las autoridades aseguran que la deuda con el IESS es parte de los pasivos contingentes.

Es el primer paso. El Gobierno reconoce la deuda de 2.878 millones de dólares con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), pero no da luces, todavía, de su pago. Según las autoridades, el monto ya es parte de los “pasivos contingentes” que acumula el país.

El ministro de Economía y Finanzas, Carlos de la Torre, dijo a EXPRESO que la deuda determinada por la Contraloría General del Estado es reconocida, pero su cancelación dependerá de las reuniones y acuerdos con las autoridades del Seguro Social. En el mejor de los casos, el mecanismo de pago se definirá para el próximo año.

Es decir, el presupuesto del próximo año contaría con el monto de los desembolsos. En la proforma de 2017, que se discutirá desde hoy en la Asamblea Nacional, no hay cancelaciones planificadas.

La deuda, según la Contraloría, se origina por los incumplimientos de gobiernos anteriores en el pago de las prestaciones de salud que hace el Instituto de Seguridad.

Lo que sí se contempla este año es el pago de cuotas por los 762 millones de dólares que adeuda el Estado al Seguro, por el aporte del 40 % que hacía el Gobierno para las pensiones jubilares. En 2010, las autoridades de la época firmaron un convenio.

Edison Lima, presidente de la Asociación de Jubilados del Ecuador, espera actos concretos más que registros contables. Él asistirá a la Asamblea Nacional para que se aclare el cronograma de pago entre el Gobierno y el IESS. “Esperamos que los asambleístas exijan que se pague todo lo adeudado al Seguro Social”, declaró.

De la Torre aseguró que el Gobierno de Lenín Moreno no quiere descuidar ningún compromiso adquirido. Por eso, adelantó, se contempló el rubro de “pasivos contingentes”. Ahí se incluyen, por ejemplo, los préstamos en los que el Estado es garante. Ese ítem registra, según un documento oficial de Finanzas, 4.040 millones de dólares.

A esa cifra deben sumarse los 2.878 millones de dólares que se adeudan al IEES.

¿Qué se contabiliza en los 4.040 millones? En el monto se contemplan los 185 millones de dólares que ofertó el Gobierno del expresidente Rafael Correa para la construcción de viviendas de interés social. Ese dinero serviría como subsidio para que las entidades financieras privadas entreguen créditos hipotecarios con bajo interés. La propuesta, sin embargo, no tuvo la acogida esperada.

Entre esos pasivos también se cuentan las garantías que el Gobierno entregó por préstamos para gobiernos seccionales y empresas públicas. De la Torre puso como ejemplo la garantía ofrecida para la construcción del Metro de Quito.

En noviembre de 2015, Finanzas anunció que entregó una Garantía Soberana de la República del Ecuador por hasta 440,9 millones de dólares para que se gestionen préstamos que permitan la construcción del medio de transporte de la capital (ver cuadro).

Con esos montos indirectos, resaltó el ministro en conversación con este Diario, se cubre toda la deuda pública que tiene el país. No existen, aclaró, valores que no se hayan considerado. La deuda alcanza los 58.000 millones de dólares.

Lo dicho por De la Torre contradice la afirmación de expertos petroleros como Fernando Villavicencio que, en su cuenta de Twitter, habló de un saldo de 12.000 millones que no fue considerado por el equipo económico del presidente Lenín Moreno.

Una vez transparentadas las cuentas, ¿de dónde se obtendrán los recursos para pagar los haberes? El Gobierno ensaya varios mecanismos. La obtención de créditos con tasas de interés bajas se cristalizaría en el 2018.

Las rutas de financiamiento

Reducción del riesgo país

En 2018 se cumplen diez años de la declaración de no pago de bonos de deuda externa que emitió Ecuador. Durante ese tiempo, el riesgo país fue alto como una especie de “castigo”. Cumplido el plazo, el indicador se reducirá.

Recorte de plan de inversión

Aunque la cifra no es difundida, el ministro De la Torre adelantó que el Plan Anual de Inversiones de 2018 tendrá importantes recortes. Según dijo, el gasto corriente es más difícil de reducir porque el Estado, así como sus servicios, crecen cada año.

Créditos de organismos

La semana pasada, por ejemplo, se entregaron cerca de 37 millones de dólares, de los 150 millones, que el Banco Interamericano de Desarrollo comprometió para que el Estado pague a los jubilados del sector público.