Actualidad

La fe movio a miles en la procesion del Divino Nino

Tras compartir la cena y los regalos, los devotos del Divino Niño visitaron ayer Durán para participar en la tradicional procesión.

La imagen del Divino Niño recorría la avenida Nicolás Lapentti con dirección a la explanada de la entrada de Durán.

Tras compartir la cena y los regalos, los devotos del Divino Niño visitaron ayer Durán para participar en la tradicional procesión.

Han transcurrido 21 años desde que el santuario del Divino Niño realiza esta jornada de fe, que en sus inicios salía de la bahía de Guayaquil.

La caminata estaba prevista para las 14:00. Sin embargo, el movimiento empezó antes de las 10:00; protagonizado por fieles que anhelaban acompañar de cerca a la imagen y los vendedores que instalaban sus negocios en sitios estratégicos.

Era mediodía y decenas de personas caminaban sobre los puentes de la Unidad Nacional, a manera de penitencia. “Vengo desde el sur... Hoy agradezco al Divino Niño porque tengo familia en Manabí y gracias a Dios no salieron lastimados por el terremoto”, expresó Bolívar Sánchez.

Ni el calor ni la mala noche evitaron que los fieles cumplieran con la cita. Provenían de otras localidades como Yaguachi, Milagro y Guayaquil.

El factor común de la caminata es la familia. Se observó a padres cargando a sus niños sobre los hombros, carriolas de bebés y hasta mascotas.

El recorrido en honor al Niño Jesús convoca en promedio a 70.000 creyentes, y en el 2016 no decepcionó.

“En la vida hay que ser agradecido, y no hay nadie que haya hecho más por nosotros que Jesucristo”, manifestó el devoto Jorge Salazar, quien pidió al Todopoderoso que le ayude a conseguir empleo.

Tras la caminata estaba prevista la realización de una misa campal a cargo del monseñor Aníbal Nieto, obispo de la diócesis local.

Para combatir el calor, bomberos lanzaban chorros de agua a la multitud.

“¡Me mojaron como si fuera carnaval!”, exclamó Nora (reservó su apellido), quien reside en España desde hace 14 años.

Nora viene al país cada dos años para compartir la Navidad con sus hijos y cumplir con la jornada de fe.

Durán es parte de la diócesis de San Jacinto, integrada por más de un millón de creyentes de los cantones Simón Bolívar, Mariscal Sucre, Jujan, Naranjal, Bucay, Yaguachi, Milagro, Naranjito, Marcelino Maridueña y la parroquia Tenguel.

Masiva concurrencia

A manera de penitencia, José Váscones y su hija cruzaron los puentes a pie.

Feligreses llevaron figuras propias para que sean bendecidas en la misa campal.