Exploto todo

  Actualidad

Exploto todo

Al final explotó todo el odio sembrado por el correísmo. Explotó abrazado con la siempre dispuesta delincuencia organizada, a la que le encanta procrear brotes de terrorismo. También explotó la envidia. La de grandes dimensiones y la pequeña, la del delincuente que deseaba sentirse libre para romper sin piedad el negocio de su vecino, amasado con sus pulmones y honestidad.

Explotó la cobardía de los políticos fracasados y se taparon la cara y pagaron a otros para que sumen a la confusión; tapados y a obscuras colaboraron con la guerra digital, desinformando, alarmando, mintiendo. Sí, esos fracasados que fracturaron las protestas sociales en el gobierno anterior y, escondidos, traficaron con información de interés a las bandas delincuenciales activadas.

Humillaron y secuestraron a policías e intentaron matar a periodistas, vejaron y destruyeron todo lo que pudieron. La imagen del Movimiento Indígena emergió del más chueco de los laberintos y se estrelló contra Quito, destruyéndola, con odio, con saña, con la rabia criminal de cualquier guerra. ¿Dónde estaba su alcalde? A quien también fuera correísta no le alcanzó el liderazgo para defenderla; sin embargo, a la prefecta Pabón, quien no solo fue, sino que sigue siendo correísta, le alcanzaron y sobraron ganas y garras para repartir sus ácidas ambiciones en volquetas públicas. El presidente de la Asamblea tampoco dijo mucho, por lo menos, no lo suficiente.

¿Se le fue la mano a la Policía? No lo dudo. Pero digamos las cosas como son : no estaban inyectados de odio, aplicaban un protocolo; los otros, pavorosamente, se mostraron enloquecidos de violencia. ¿Hay muertos? ¿Quién mató a quién? ¿Lo sabremos?

Creo que las Fuerzas Armadas nos quedaron debiendo muchísimo e imagino que por ello su reciente cambio de cúpula.

Tengo buena impresión de algunas cosas, pues siempre en las crisis se expone gente excepcional, de esas personas hablaremos en otra columna.

Finalmente, me pregunto si esta explosión logró quitarnos la esperanza de un mejor país. ¿Usted qué cree?