Experiencia y juventud en retorno de la Izquierda Democratica

  Actualidad

Experiencia y juventud en retorno de la Izquierda Democratica

El partido quiere candidatos propios. Las alianzas las definirán en una convención.

Festejo. Wilma Andrade y Rodrigo Borja se mostraron felices por haber conseguido las firmas para el partido.

El paso más difícil está dado. La Izquierda Democrática (ID) completó, ayer, el número de firmas requeridas para volver al escenario político. El festejo fue con banda de pueblo y baile.

Tuvieron que pasar tres años para que las banderas color naranja volvieran a flamear. Ayer miércoles lo hicieron en el antiguo comisariato de las Fuerzas Armadas, ubicado en el norte de Quito, en donde se verifican las rúbricas que presentan las organizaciones políticas.

Ahí se congregaron militantes de “la vieja guardia” y las nuevas caras de la ID. Todos pidiendo que el Consejo Nacional Electoral (CNE) agilice la validación de 1.076 firmas que les faltaban por completar.

Al mediodía, la presidenta de la agrupación, Wilma Andrade, salió del centro de revisión y levantó un papel con el último corte de datos de los verificadores. Era la señal de que habían cumplido con el requisito. Hubo gritos, abrazos y hasta lágrimas.

Con nostalgia, el expresidente de la República y líder histórico de la agrupación, Rodrigo Borja, miraba la alegría de los jóvenes que arengaban con el “se ve, se siente, la ID está presente”. De fondo, el jingle que usó el exmandatario para llegar al poder en 1988.

“Estoy tremendamente conmovido por el trabajo que hicieron nuestros viejos dirigentes con las nuevas generaciones para refundar este partido de masas, que nació desde abajo”, dijo Borja a EXPRESO.

A la ID le tomó un año y medio recoger más de 600.000 adhesiones. Lo hizo con 2.000 voluntarios que se distribuyeron por todo el país. Las provincias que más firmas dieron para revivir a la organización fueron Pichincha y Manabí.

“En todas partes sentimos el apoyo, incluso gente que decía ser simpatizante de otras agrupaciones políticas nos alentaban a refundar el partido. La gente sigue asociando a la Izquierda Democrática con honestidad”, manifestó Andrade.

¿Qué viene en lo electoral? La dirigencia de la ID se plantea postular candidatos propios para la Presidencia de la República y la Asamblea Nacional. Estos, por cuestión de tiempo, no saldrán de primarias internas, sino de una consulta a escala nacional con los representantes de las provincias.

Tampoco descartan alianzas políticas. Estas se definirán en una convención nacional en la que se determinará la línea política a seguir.

Al final, Borja tomó un megáfono y con su inconfundible tono de voz se dirigió a los militantes: “quiero pedirles, especialmente a los más jóvenes, que mantengan la vieja tradición de la Izquierda Democrática de tomar las decisiones por votación y mayoría. Que no se imponga el capricho ni el individualismo de nadie en la marcha del partido”, concluyó.