La euforia del ‘six pack’

  Actualidad

La euforia del ‘six pack’

“Espejito, espejito, ¿cómo puedo lograr mis cuadritos?”. Aunque suene gracioso es muy probable que a muchas personas les surja esta pregunta al mirar su silueta en el espejo.

La euforia del ‘six pack’

“Espejito, espejito, ¿cómo puedo lograr mis cuadritos?”. Aunque suene gracioso es muy probable que a muchas personas les surja esta pregunta al mirar su silueta en el espejo.

Pues notan que su abdomen, pese a las horas en el gimnasio, aún no logran definir ni marcar los músculos, y por eso buscan otras alternativas para conseguir rápidamente su objetivo.

He ahí cuando entran a escena intervenciones quirúrgicas como la lipoescultura HD, que cada vez gana más protagonismo. Permite obtener los soñados abdominales perfectos sin requerir de extenuantes rutinas de ejercicios o dietas extremas.

Marcelo Abad, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética (Secpre), manifiesta que actualmente hay un afán en hombres y mujeres por conseguir no solo un abdomen plano como en el pasado lo requerían, sino una silueta delgada, con los músculos abdominales más definidos, lo que da como resultado un cuerpo atlético.

Según Abad “aunque los hombres son quienes más piden esta técnica, muchas mujeres también se animan a solicitarla en la consulta”.

Sin embargo, solo son candidatas idóneas las personas que no tengan sobrepeso, pero sí un 20 % de grasa corporal, aproximadamente. Tampoco un alto nivel de flacidez “porque de esa manera el resultado no se verá artificial al comparar esa zona con el resto de su cuerpo”.

Otras valoraciones

El cirujano plástico Roberto Blum, presidente de la Sociedad Médica Estética del Ecuador (SOMEDE), hace énfasis en la valoración cardiológica, una ecografía abdominal para descartar la presencia de hernias, y exámenes de laboratorio para verificar, el nivel de sodio, potasio, tiroides, biometría hepática, el tiempo de coagulación de la sangre, entre otros.

Cuidados posteriores

Durante las primeras semanas el paciente debe usar medias antiembólicas y faja de compresión abdominal por aproximadamente dos meses (el tiempo varía según el caso), tomar una alimentación sana y hacer ejercicio regularmente. “Está comprobado que los resultados de la cirugía se mantienen permanentemente solo si el paciente mejora su estilo de vida”, acota Blum.

Atención

El gastroenterólogo Ronald Albán explica que como solo se trabaja en el tejido subcutáneo de la piel, no se tocan los órganos internos y por ende, no existen riesgos relacionados con el aparato digestivo. Es posible que los días posteriores a la cirugía exista reflujo o molestias al ingerir alimentos, pero es normal al haberse sometido a un procedimiento quirúrgico.

Datos

-70 De 25 a 35 años es la edad más frecuente para esta cirugía.cirugías al año hace en promedio cada cirujano entrevistado.

-70 cirugías al año hace en promedio cada cirujano entrevistado.

-1 mes es el tiempo de descanso antes de retomar el ejercicio.

-2500 dólares es su valor promedio.

¿Y la alimentación?

La nutricionista clínica Gabriela Jordán explica que para reducir la capa de grasa que recubre el área abdominal, es necesario generar un balance calórico negativo, es decir, ingerir menos calorías de las que se queman. Da estas pautas a seguir:

-Ingerir cinco comidas al día para mantener estables los niveles de glucosa en la sangre.

-Evitar el consumo elevado de azúcar y carbohidratos refinados con un índice glicémico elevado (como arroz blanco, galletas, postres, frituras).

-Consumir proteínas de calidad como huevos, pollo, pavo y pescado.

-Consumir grasas buenas como los frutos secos, aceite de oliva y aguacate.

-Tomar agua no solo durante el entrenamiento sino durante todo el día.

-Todos los vegetales son bienvenidos. Tienen pocas calorías y generan la sensación de saciedad.

-Tener un horario regular de descanso no solo ayuda a regenerar los músculos luego del ejercicio, sino que también disminuye la sensibilidad a la insulina.

Ejercicio: vía tradicional pero efectiva

El fisicoculturista Juan Andrés García reconoce que esta es una de las áreas que las personas quieren mejorar en el gimnasio, pero también una de las más difíciles de definir, pues “al bajar el nivel de grasa en el cuerpo, en la mayoría de personas, primero se refleja en las piernas, brazos, pecho, cara y al último el abdomen”.

Sin embargo asegura que con ejercicios sí es posible marcar la zona con los ansiados cuadritos. La rutina diaria que García recomienda está compuesta principalmente por ejercicios localizados como los abdominales tradicionales, ejercicios de rotación de cintura con pelotas o ligas y una serie de cardio de alto impacto como sentadillas con saltos o burpees. “Ser constante y tener paciencia es clave, pues los cambios serán totalmente visibles”, señala García.