Eterno

  Actualidad

Eterno

Mi tesis de maestría se resumía en una pregunta: ¿por qué los intentos de normalización de relaciones entre EE. UU. y Cuba fracasaron (rotundamente), mientras que el último tuvo éxito? Para responder esta cuestión tuve que revisar, desde la época de Eisenhower hasta la de George W. Bush, cómo habían sido las aproximaciones entre ambos países. Y llegué a la conclusión de que Cuba está encerrada en su relato: defensa de la soberanía, bueno; imperialismo, malo. En un punto ya no importaba si era en 1980 respondiendo a Reagan o en el 2000 a Bush, el mito siempre giraba en torno a esas dos ideas. Podía variar en las palabras pero el mensaje era el mismo. Es más, cambiaba de fecha a un discurso y sin problema podría ser utilizado en cualquier año.

Obama, político que me atrevo a afirmar comprende el poder de la comunicación mejor que nadie, desde su discurso creó puentes simbólicos para que Cuba pudiera acercarse al “Imperio” sin traicionar su relato. Momento cúspide: “I can’t force you to agree” (traducción a Castro y al mundo: ganaron, decidan ustedes cómo gobernarán la isla, EE. UU. no se interpondrá en su camino).

Lo que más me llamó la atención de esta investigación fue el repetitivo uso -hasta el cansancio- de dos o tres elementos. La sensación de tener que leer el año para saber en qué época de la Revolución me encontraba, se repitió el martes, cuando francamente no sabía si estaba oyendo el primero o el último Informe a la Nación de Rafael Correa. Mencionar a la crisis del 99: “checked”. Quejarse de que no tiene política monetaria (y por lo tanto no puede salvar plenamente al país): “checked”. Utilizar cifras que demuestran la mejora del país desde la Revolución (sin contrastarlas con años anteriores): “checked”. Conclusión: una vez más estamos mejor que nunca, si en algo fallamos es la culpa del otro. “El país debe descansar de mí y yo debo descansar del país”. No podría estar más de acuerdo. Después de todo, lo único que me hizo recordar que estamos en 2016 y no diez años antes fue el anuncio de su retirada y la competencia del ‘escógeme-a-mí’ de sus vices.

colaboradores@granasa.com.ec