El Estado esperó 24 años por un sistema de control de peajes

  Actualidad

El Estado esperó 24 años por un sistema de control de peajes

Panavial debía entregar un enlace informático en 1996, pero lo hizo en 2020 La Panamericana tiene obras inconclusas, sin fecha y sin dinero para terminarlas

WhatsApp Image 2022-04-13 at 2.32.36 PM
Concesión. Panavial gestiona nueve peajes en 599 kilómetros desde Rumichaca, en Carchi, hasta Riobamba.Karina Defas / Expreso

En septiembre de 2020, Panavial instaló el Sistema Espejo que permite monitorear el cobro de peajes en las oficinas del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

Lo hizo con 24 años de retraso, ya que debía hacerlo en 1996 cuando el Estado concesionó a Panavial la vía Panamericana, desde Rumichaca hasta Riobamba, por 52 años.

arreglos

Riobamba: Rehabilitan la calzada de un tramo de la Panamericana Sur

Leer más

Una cláusula del contrato incluía la instalación del sistema, que permitiera revisar en tiempo real la recaudación en los nueve peajes que hay en 599 kilómetros de carretera.

Pero en dos décadas esto no se cumplió. La Contraloría examinó el contrato y su ejecución entre 2015 y 2019. Según el ente, la falta del enlace para registrar el número de veces que un vehículo pasa un peaje hizo que el Ministerio desconozca si los valores entregados por Panavial correspondían a los efectivamente cancelados por los conductores.

Marcelo Cabrera dice que el incumplimiento se debió a dos factores. El primero es de tipo tecnológico. En 1996 la tecnología no permitía colocar en las oficinas del Ministerio de Transporte un sistema que ocupaba toda una habitación.

Señala que pese a la falta del enlace informático había un control diario del registro y recaudación de peajes, ya que Panavial enviaba reportes.

“El control nunca se perdió porque el pago va directamente al SRI y además la empresa envía reportes diarios”.

El segundo factor tiene que ver con la administración de los contratos desde lo político. Dice que la concesión tiene objetivos que hasta el día de hoy son difíciles de cumplir para el Ministerio y para Panavial.

Por ejemplo, hay obras inconclusas y que debían ser realizadas por Panavial. Pero su financiación y ejecución dependen de las recaudaciones en peajes. Hay tramos que no se han terminado en más de cinco años. Estos son Cajas-Otavalo, Ibarra-Bolívar y Ambato-Riobamba. Está pendiente colocar una carpeta asfáltica y en Riobamba sigue incompleta la ampliación de la vía en el tramo Mira-Huachi (Ambato).

“Debido a las condiciones socioeconómicas y las políticas del gobierno anterior, no se autorizó el cobro del peaje a un valor de 1,50 dólares. Esto desfinanció el cierre económico de la concesión y por consiguiente ciertas obras quedaron postergadas, no están inconclusas, sino que deben ejecutarse con sobrantes de los recaudos”.

Según el ministro, lo recaudado en peaje no alcanza y para este año no está presupuestado la financiación de las vías inconclusas. No hay una fecha para su finalización.

La Contraloría también dice que hubo negligencias en el manejo del contrato. En la fórmula para calcular los valores a liquidar se incluyó el denominado Escalafón de Ingenieros Civiles, una figura con la que Panavial retenía y entregaba a los ingenieros como reconocimiento por su trayectoria.

Esta figura se eliminó en 2008 cuando entró a regir la Ley de Contratación Pública. Pese a que ya no estaba vigente la figura, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas “incluyó en la liquidación valores a favor de la concesionaria por 16,1 millones de dólares”.

Cabrera dice que el pago aún no se ha efectuado, y que él ha enviado la controversia a la Procuraduría, en donde espera una resolución.

“Es una falla de los que manejaron. No debían incluir estos valores. En este momento esperamos un pronunciamiento de la Procuraduría”.

Panavial no aceptó el pedido de entrevista enviado por este Diario en marzo pasado. Por estos valores, la empresa y el Ministerio tienen un proceso legal ante el Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo 1 de Quito, ya que la firma reclama el pago.

Cinco años en espera de una vía

La ampliación de la vía Ambato-Riobamba es una promesa de 2017. Una de las razones de su retraso es que hasta el 2020, el Ministerio de Transporte no finalizó los procesos de expropiación de los predios para la ampliación, lo que causó un retraso en el cronograma de trabajo. En 2021, la Dirección en Tungurahua del Ministerio de Transporte y Obras Públicas dijo que los planos estaban listos, pero que se requería del presupuesto del Estado para ejecutarla. Para esta provincia, la carretera es muy importante ya que a diario circulan unos 20.000 vehículos en la zona. Se prometieron cuatro carriles, siete retornos, 11 puentes peatonales y más.

  • Concesión La empresa Panavial estará a cargo de la principal carretera del país hasta 2048.